Planes de Pensiones: ¿Qué Hay de Nuevo

En España hay unos 8,5 millones de personas con un plan de pensiones Es una buena forma de ahorrar para el futuro, pero su rentabilidad depende del riesgo que asumas. Ahora, además, podrás recuperar lo invertido y sus intereses a los diez años.
Nos los venden con la excusa de que son el mejor complemento a nuestra jubilación, pero ¿su rentabilidad compensa el sacrificio de ahorrar hasta que finalice nuestra vida laboral? Parece que sí. Para Enrique Roca, experto en finanzas de Rankia.com: “Los planes de pensiones siguen siendo un producto de ahorro muy interesante para complementar una pensión cada vez más menguante. Lo prioritario es elegir un plan bien gestionado, con comisiones aceptables y que se adapte a nuestra mentalidad inversora de forma que, a medida que nos acerquemos a la edad de jubilación, los riesgos de evolución de su valor disminuyan. Las entidades financieras se equivocan en su mayoría al ofrecer regalos al suscribir un plan, ya que da la sensación de comprar un coche por el transistor y no por el vehículo”.
Tienes que saber que el Gobierno acaba de aprobar que a partir del 1 de enero de 2015 se puedan rescatar las aportaciones realizadas así como los rendimientos generados por los planes de pensiones con más de diez años de antigu?edad. Hasta ahora, sólo había dos modos de liquidarlos anticipadamente: enfermedad grave y paro de larga duración. El ejecutivo también ha rebajado las comisiones máximas que cobraban las entidades por gestión y depósito de este producto financiero, del 2,5 al 1,75 %. Con ello, los partícipes se ahorrarán 121 millones de euros al año.
EMPEZAR CUANTO ANTES
Puede que estas medidas te animen a suscribir un plan de pensiones pero, antes de elegir el que más te interesa, debes tener claro tu perfil de riesgo, tu capacidad de ahorro y la edad a la que quieres empezar a realizar aportaciones. Enrique Roca cree que hay que comenzar a invertir cuanto antes. Y pone el ejemplo de dos amigos: Pedro y Juan. “El primero empieza invirtiendo 1.800 € anuales a partir de los 25 años y mantiene la inversión durante 10, pero a los 35 se hipoteca y deja de hacer aportaciones. Juan, a los 35, empieza a destinar la misma cantidad, 1.800 € anuales, manteniendo esa aportación hasta los 65. Así, Juan aporta 1.800 € anuales más que Pedro durante 20 años, es decir, 36.000 € más. Sin embargo, el capital final, suponiendo un 8 % de rentabilidad anual en ambos casos, es de 283.383 € para Pedro y de 220.222 € para Juan. Es decir, la idea de sacrificarse desde joven durante unos años, para disponer después de un mayor capital, funciona”.
MÁS RIESGO, MÁS RENTABILIDAD
En el mercado financiero encontrarás un poco de todo: planes de pensiones muy conservadores – de renta fija–, mixtos –con diferentes porcentajes de renta fija y variable (bolsa)– o más arriesgados –de renta variable–. Ojo, porque te tentarán con regalos a cambio de permanencia. A más riesgo, obtendrás mayor rentabilidad. Para que te hagas una idea, a finales de junio la rentabilidad media anual del total de planes de pensiones del sistema individual se situaba en el 11,1 %, según Inverco, la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones. Y se desglosaba de la siguiente manera: el 2,2 % en renta fija a corto plazo, el 8,5 % en renta fija a largo plazo, el 14,8 % en renta variable mixta y el 25,4 % en renta variable.
DESGRAVAR: 8.000 € AL AÑO
Las aportaciones a los planes de pensiones tributan como rendimientos del trabajo, pero sus condiciones también han cambiado. A partir de ahora, la aportación máxima anual con derecho a desgravación en el IRPF es de 8.000 €, frente a los 12.500 € que se establecían anteriormente como máximo si el suscriptor era mayor de 50 años. “Esta medida no afectará a la mayoría de los partícipes, ya que se suelen invertir cantidades inferiores al máximo permitido”, dice Enrique Roca. Según el Ministerio de Hacienda, la media anual es de 4.000 €.
Por: Raquel Mulas.

Continúa leyendo