Vídeo de la semana

¿Podrías fingir tu propia muerte?

Han encontrado al ex novio de Olivia Newton John después de 11 años desparecido. ¿Quién no ha soñado alguna vez con dejarlo todo y empezar una nueva vida?

¿Quien no ha soñado alguna vez con desaparecer y empezar una nueva vida en el Caribe? Pero todos sabemos, por las películas, que fingir tu muerte es un delito.

 

Sin embargo, lo es porque quien la finge suele querer conseguir con ello o bien dinero, librarse de un delito penal o cambiar su estado civil. Es decir, en sí mismo, fingir la propia muerte no es delito. "Como por ejemplo, el caso de Francisco Paesa. Si publicas sólo una esquela de tu muerte no es delito, pues no tiene trascendencia jurídica -explica Daniel Sala, abogado penal del despacho Domingo Monforte-. Ahora, si presentases un certificado falso de defunción, por ejemplo, sí que la tendría, y por tanto, también podría tener consecuencias. Todo depende de cómo exteriorices ese deseo de desaparecer".

 

Y, ¿por qué hablamos de este caso tan morboso y poco frecuente? Gracias a la noticia de que al ex novio de Olivia Newton John, la actriz de Grease, que llevaba desaparecido 11 años y declarado muerto 8, le han encontrado en una isla surfera de la Riviera Nayarit, en México. Patrick McDermott se subió a su barco un día de 2005, y nunca más volvió. Después de buscarle durante 3 años, decidieron que se habría caído por la borda y le declararon oficialmente muerto. El caso es que el hombre se había declarado en quiebra por deudas de más de 30.000 dólares, y tenía pleitos con su ex mujer por no pagar la manutención de su hijo.

¿Esto se puede hacer?

 

¿Es esto legal o lo sería en nuestro país? "Por supuesto. El hecho de estar “desaparecido” y no querer que nadie sepa nade de ti no es ningún delito. La libertad viene consagrada en nuestra Constitución como un valor superior de nuestro ordenamiento jurídico (art. 1CE) que luego se extiende en la proclamación del libre desarrollo de la personalidad (art 10 CE)", dice el abogado.

 

Darte por fallecido es una suposición ante prueba de lo contrario, es decir, "no excluye la reaparición del declarado fallecido, pero mientras eso no ocurra, se le considera muerto". Se le considera fallecido, y no ausente, porque no se ha ido de su domicilio, sino en este caso, habría razones para pensar que había podido tener un accidente en el mar.

 

Cinco años después, se permite obtener el legado del supuesto fallecido y su póliza de seguros, como hizo en este caso con su hijo. Eso sí: si vuelve o se le encuentra y se demuestra que promovió intencionadamente su declaración de fallecimiento, "podrá ser autor de un delito de estafa". ¿Y qué pasa con sus deudas? "Hoy en día, está previsto que se demande o requise tu patrimonio sin necesidad de encontrarte a ti", explica Sala.

 

En definitiva: Patrick, puedes seguir disfrutando de tu margarita.

Continúa leyendo