¿Puede tener contrato de permanencia un préstamo personal?

¡Cuidado! Tu préstamo personal puede tener “contrato de permanencia”.

Mucha gente sabe que, al suscribir un acuerdo con una compañía telefónica o de Internet, se establece un compromiso de permanencia que puede durar uno o dos años. Sin embargo, no todo el mundo es consciente de que al adquirir préstamos con vinculaciones también se firma una suerte de contrato de permanencia que, si se incumple, puede encarecer notablemente el precio de la financiación.

Te contamos cuáles son los inconvenientes de contratar otros productos junto al crédito y qué consecuencias acarrea dejar de cumplir los requisitos de vinculación.

Pros y contras de contratar un préstamo con vinculaciones

Como es lógico, los solicitantes de financiación no están dispuestos, de primeras, a cumplir muchos requisitos de vinculación para poder acceder a un préstamo. Es por eso que la mayoría de los bancos reducen el tipo de interés aplicado si, por ejemplo, se contrata un seguro de vida, se domicilia la nómina o se contrata una tarjeta con consumo anual mínimo. De esta manera, el precio de la financiación disminuye sensiblemente, pero a cambio hay que mantenerse ligado a la entidad prestamista hasta que venza el contrato del crédito.

En estos casos, el tipo de interés aplicado está condicionado al cumplimiento de las condiciones de vinculación. Por tanto, si domiciliamos nuestros ingresos en la cuenta de otra entidad o decidimos no renovar el seguro de amortización del préstamo, por ejemplo, el interés aumentará automáticamente, lo que encarecerá el precio del producto e incrementará el importe de las mensualidades sucesivas.

Dicho de otro modo, al vincular el préstamo a un seguro o domiciliar nuestros ingresos para poder obtener unas mejores condiciones de financiación, en realidad nos estamos encadenando a la entidad, pues estaremos obligados a cumplir las condiciones de vinculación a lo largo de toda la vida del crédito. Es por eso que solo debemos reunir los requisitos exigidos si estamos dispuestos a no poder cambiar de banco durante unos años. Si preferimos no contratar otros productos para acceder al préstamo, es mejor que acudamos a un banco o a un establecimiento financiero de crédito que no nos obligue a cumplir requisitos de vinculación.

Vincular el préstamo a un seguro o domiciliar nuestros ingresos para poder obtener unas mejores condiciones de financiación hace 'encadenarnos' a la entidad.

La banca online no exige permanencia

Esta especie de compromiso de permanencia lo exigen sobre todo los bancos convencionales, que suelen obligar a los solicitantes de financiación a domiciliar la nómina y a contratar seguros de amortización. De hecho, como refleja un estudio elaborado por el comparador HelpMyCash.com, el 61,53 % de estas entidades exigen a sus clientes que vinculen sus créditos al consumo a seguros de vida o de protección de pagos.

Para conseguir los créditos que otorga la banca online, en cambio, no suele ser necesario cumplir muchos requisitos de vinculación, algo con lo que estas entidades buscan diferenciarse de los bancos tradicionales. Según el estudio mencionado, solo el 20 % de los préstamos que concede la banca virtual tienen un seguro de amortización vinculado y la mayoría de ellos se pueden contratar sin tener que abrirse una cuenta en la propia entidad.

Por: HelpMyCash.

Continúa leyendo