¿Qué hacer si la empresa no te paga?

Una de las principales obligaciones de un empresario es pagar el salario de sus trabajadores (y hacerlo a tiempo). Si lo incumple, los empleados tienen todo el derecho a reclamar. No te pierdas las respuestas del Javier Caparrós, director general de Trabajando.com España a las dudas de las lectoras sobre este tema.

¿Debo seguir acudiendo a mi puesto de trabajo aunque no me paguen?

El artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores recoge que “la falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario” será una causa justificada para que el trabajador pueda solicitar la extinción del contrato (...). En tales casos, tendrá derecho a las indemnizaciones señaladas para el despido improcedente”. Sin embargo, por injusto que parezca, ante un impago el trabajador no puede de forma unilateral extinguir la relación laboral, ya que se mantiene viva hasta que un juez dicte sentencia. De pedir la baja voluntaria no percibiría ni la indemnización propia de un despido improcedente ni la prestación por desempleo. Eso significa que debes seguir trabajando durante todo el procedimiento judicial hasta que finalice y haya una sentencia firme.

¿Cómo puedo reclamar lo que me adeuda mi empresa? ¿Todo son ventajas o también hay inconvenientes?

De entrada es siempre recomendable hablar con el empresario para conocer la situación. Ahora bien, si no llegas a un acuerdo dispones de 12 meses, desde que el salario debió ser abonado, para reclamar por vía judicial lo adeudado; de lo contrario, prescribirá. Como requisito previo al procedimiento judicial debes acudir al Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) de tu Comunidad Autónoma. De no llegar a un acuerdo, ya puedes presentar una demanda en el juzgado. Una vez llegado el juicio, pueden darse dos supuestos. El primero es que la empresa sea absuelta porque no puedes probar que se ha producido un incumplimiento en el pago del salario, o que el juez estime que el caso no es tan grave como para justificar el fin de tu relación laboral con la empresa. Esto supone que mantendrás el contrato y la obligación de continuar prestando servicios. El segundo de ellos es cuando logras la terminación del contrato, y el reconocimiento de la deuda por parte del juez.

La empresa se ha declarado en quiebra y nos han dicho que nos pagará Fogasa. ¿Qué es y cómo funciona?

La finalidad del Fondo de Garantía Salarial o Fogasa es “garantizar los créditos salariales ante la insolvencia del empleador”, es decir, tiene “atribuido el abono a los trabajadores de los salarios e indemnizaciones que las empresas para las que trabajan no han podido satisfacer”. El plazo para solicitar el abono de las cantidades al Fogasa es de un año desde la fecha del acta de conciliación, sentencia o resolución (de la autoridad laboral o del juez). Para ello, el trabajador debe entregar en la unidad del Fogasa de su provincia el formulario oficial disponible en la web de dicho organismo junto con la documentación requerida (DNI y resolución o acta donde se reconoce la deuda).

¿Qué ocurre si el empresario alega una mala situación financiera para no pagar a sus trabajadores?

Que pase por una mala racha no justifica el impago o los retrasos continuados en el abono de los salarios, por lo que el empleado estaría en su derecho de reclamar la extinción de su contrato. Es más, en ese caso, la ley ofrece alternativas para que los trabajadores no dejen de cobrar sus nóminas. Entre ellas está solicitar concurso de acreedores (es decir, la empresa se declara insolvente y debe pagar Fogasa), la posibilidad de modificar las condiciones de trabajo o la suspensión o extinción de los contratos.

También te puede interesar:

Continúa leyendo