¿Qué ocurre con la hipoteca si me divorcio?

Atravesar una situación tan complicada puede agravarse por culpa de la hipoteca. Desde el comparador HelpMyCash nos explican las mejores opciones.

Un divorcio siempre es una situación complicada. Además, se puede agravar más si la pareja tenía contratada una hipoteca, ya que desvincularse de ella puede ser aún más complicado que divorciarse. El comparador HelpMyCash.com nos explica qué puede hacer una pareja con su hipoteca si está atravesando un proceso de divorcio.

 

Para desvincular a la pareja de la hipoteca

 

Si los dos miembros de la pareja han decidido desvincularse totalmente de la hipoteca para empezar una nueva vida, existen dos opciones para lograrlo: la dación en pago y vender la vivienda de mutuo acuerdo. El comparador ya advierte desde el principio que ninguna de las dos opciones será fácil de conseguir.

Dación en pago

La dación en pago es un proceso que consiste en devolver la casa al banco para que la hipoteca quede totalmente cancelada. Son pocos los bancos que incluyen esta opción en sus contratos, sin embargo, se puede negociar con el banco para que nos la concedan. Será más complicado obtener la dación en pago si disponemos de avalistas solventes, una hipoteca muy cargada con respecto al valor de la vivienda, otras deudas con la entidad o tenemos una buena situación laboral.

 

Venta de la vivienda

A pesar de que la pareja se pusiera de acuerdo para vender la casa, conseguirlo hoy en día es complicado, debido a la lenta recuperación del mercado financiero. Las principales causas son dos: por un lado, los inmuebles tienen un precio inferior al valor por el que se adquirieron y por otro, la demanda de compra, aunque poco a poco va repuntando, es muy baja. Por tanto, esta opción puede resultar un proceso lento, que puede alargar demasiado el divorcio y con el que se puede perder dinero.

 

Si la pareja no quiere desvincularse de la hipoteca

 

Si la pareja decide divorciarse pero ambos quieren seguir siendo titulares del préstamo, podemos encontrar 3 opciones: la extinción de condominio, por sentencia judicial y por sentencia de divorcio.

 

Extención de condominio

En lugar de que uno de los dos titulares venda su 50% de la vivienda al otro, se pacta una extinción de condominio. Esta opción consiste en que uno de los dos cede su parte del inmueble al otro. De esta forma, la persona que ha cedido su parte suele ser compensado económicamente por el que se queda la plena propiedad de la vivienda. 

 

Hay que tener en cuenta que los bancos no suelen aceptar que se elimine uno de los dos titulares de la hipoteca, ya que esto implicaría menos garantías de pago. Por eso, uno de los dos deja de ser propietario pero sigue siendo titular de la hipoteca.

 

Por sentencia judicial

Esta fórmula permite que uno de los miembros de la pareja se quede con la vivienda en propiedad y se compromete a pagar las cuotas de la hipoteca, aunque a la práctica los dos seguirán siendo titulares de la hipoteca.

 

Por sentencia de divorcio

Con esta opción se acuerda que uno de los dos se hace cargo de los hijos (en caso de tenerlos) y hace uso de la vivienda. En este caso, no existiría ni cambio de propietario ni en la titularidad del préstamo.  

Nuevas opciones tras la crisis

 

A raíz de la crisis económica, muchas parejas han optado por ahorrarse el dinero del divorcio y todas las complicaciones que implica afrontar la disolución de una pareja que tenía contratada una hipoteca. Hay soluciones alternativas que han surgido en los últimos años.

 

Alquiler

Uno de los dos se queda con la casa y alquila habitaciones. De esta forma, los ingresos del alquiler se destinan a un fondo común para pagar las cuotas de la hipoteca.

 

Compartir el hogar

Los dos viven en el hogar pero sin hacer vida de pareja. Lógicamente, esta solución no es nada fácil, pero puede ayudar a ganar tiempo para que el mercado inmobiliario se recupere un poco más.

Continúa leyendo