Qué te pueden cobrar y qué no en un restaurante

El servicio, el pan, el cubierto, el hielo… Te damos las claves para distinguir en lo que se puede ceder y lo que hay que denunciar en la hostelería. 

El servicio, el pan, el cubierto, el hielo… Te damos las claves para distinguir en lo que se puede ceder y lo que hay que denunciar en la hostelería. 

 

Pan y otras cosas que no pides

 

Que te cobren a precio de tres barras un pedazo de pan es legal. Pero sólo si está en la lista de precios. Además, “suelen incluir en la cuenta una cantidad por cada persona, salvo que indiques que no lo quieres, y no descartes que el precio aumente si se acaba y pides más”. Esta es sólo una de las prácticas que revela Facua.org en su blog, junto a otros 25 abusos que puedes sufrir en algunos locales de hostelería. Otro, el aperitivo que no pides y de cuyo precio te enteras con la cuenta. Del mismo modo, “salvo que indiques que no lo quieres, es perfectamente legal, siempre que aparezca en la lista de precios”. 

Cubiertos y servicio

 

A no ser que te permitan llevarte los cubiertos o te den una opción de autoservicio, ambos casos son completamente ilegales. En primer lugar, ¿por qué pagar por algo de lo que no se nos ha informado? Y, en segundo lugar, en hostelería el margen del coste del servicio debe ir incluido en los precios de los productos. En la iniciativa que Facua.org promueve bajo el hasthag #BaresParaNoVolver resalta que “en resumen, no puede cobrarse nada que resulte necesario para la prestación del servicio. Y no, lo de que podrías comer con las manos no cuela”. 

Si no está escrito…

 

No lo pagues. El famoso: “además de lo que está en la carta tenemos...” puede esconder precios desorbitados. Recuerda que si no está en una lista de precios perfectamente visible en el local, puedes negarte a pagar cantidades abusivas. “Como mucho, puedes ofrecerte a abonar precios que se equiparen a los de otros platos que sí están por escrito”, recuerda la organización. ¿Y si el precio de la carta no incluye el IVA? La Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios establece que el cliente debe conocer el precio final completo. 

Suplementos sorpresa

 

¿Cobrar por una jarra o un vaso de agua? Si está en la carta se puede, pero lo más probable es que no vuelvas a ese restaurante. Pero, ¿y el hielo? Sí, este verano Twitter ha facilitado la difusión de los cobros más absurdos, por ejemplo, 0,10 € por cada hielo en un establecimiento de Benidorm. Por desgracia, si diferencian café con o sin hielo en la carta pueden cobrarlo. ¿0,25 € por una aspirina? Nunca. Sólo están autorizadas a vender medicamentos las farmacias. El último de los suplementos absurdos: el punto de la carne. Un establecimiento de San Sebastián cobró 0,30 € por la carne muy hecha. Lo que justificaron como un error informático les ha valido una nefasta publicidad en la red social. 

Continúa leyendo