¿Quieres desaparecer de la Red?

Estás harta de las redes sociales y te arrepientes de haberte dado de alta en mil cosas de Internet que ni usas ni quieres para nada. Quizás ha llegado el momento de intentar desaparecer de la red. Quizás no lo consigas al 100% pero algo puedes hacer. Ten en cuenta que la información publicada en Internet se transmite rápido y es fácilmente ‘viralizada’, por eso resulta tan difícil borrar nuestro rastro completamente (no puedes borrar lo que has subido voluntariamente y se ha transmitido de forma viral). Lo que sí podemos hacer es darnos de baja en la mayoría de los casos.
Recuerda que no es tarea fácil porque requiere tiempo y paciencia (se complica especialmente cuando tus datos han sido vendidos a otros) pero lo puedes conseguir. Te decimos cómo:
1. DESACTIVA LAS CUENTAS PRINCIPALES. Aunque su eliminación total puede tardar hasta un mes, están obligados a borrar tus datos.
-Facebook. En ajustes de la cuenta, pincha en seguridad y selecciona ‘Desactivar mi cuenta’. El usuario que elimine permanentemente su cuenta no podrá volver a activarla ni podrá recuperar el contenido.
-Twitter. Ve a ajustes de la cuenta, pincha en ‘Desactivar mi cuenta’ e introduce tu contraseña. Los datos del usuario se retienen 30 días desde la desactivación y después son eliminados permanentemente.
-Google+. Pincha sobre la imagen de la esquina de arriba a la derecha y ve a ‘Cuenta’, luego a ‘Borrar perfil y características de Google +’ y a ‘Borrar servicios seleccionados’.
-Linkedin. Ve a la sección de ‘Ajustes y privacidad’ y pincha en ‘Cuenta’. Ve a ‘Links de ayuda’ y pincha en ‘Cerrar cuenta’.

2. BÚSCATE EN LA RED
Es posible que tengas alguna cuenta en algún otro servicio (Flickr, My Space, Instagram...) que no recuerdas: por eso, lo mejor es que te busques a ti mismo en la Red. Usa los buscadores habituales (Google, Yahoo...) para rastrear tu actividad, u otros como DuckDuckGo, que te permite hacer búsquedas de forma anónima (garantiza que tu actividad no es rastreada). Chrome también te permite navegar de forma anónima. Cuando te localices, accede a tus viejas cuentas y elimínalas como proceda en cada caso. Si has olvidado la contraseña, tranquilo; todos tienen un modo de recuperar la clave enviándote una nueva a tu correo electrónico.
3. FALSIFICA LAS CUENTAS IMBORRABLES
Si por mucho que lo intentes alguna cuenta no te permite borrarte, lo mejor es ‘engañarla’. Todas, incluso aquellas que no puedas eliminar completamente, te permiten cambiar de nombre, así que accede a tu perfil e invéntate uno nuevo falso: nombre, ciudad, profesión...
4. BÓRRATE DE LAS LISTAS DE ENVÍOS
Busca todas las listas de newsletters, correos, anuncios y promociones. Pincha en el link que aparece siempre abajo para darte de baja y sigue los pasos que te vaya indicando.
5. CONTACTA CON LOS WEBMASTERS
Cuando te resulte imposible eliminar información negativa sobre ti de una web, la única opción es dirigirte a los responsables del sitio. Te dirán que esa información es pública pero, siendo educado y paciente, puedes conseguir algo. Si no, sólo te queda incluir informaciones positivas en la Red que lo contrarresten.
6. BORRA TU CUENTA DE EMAIL
Deja este paso para el final, por si necesitas contraseñas nuevas para darte de baja en algún servicio o cuenta.
¿Y SI HAN VENDIDO MIS DATOS A TERCEROS?
Aunque es poco probable, debido a la Ley de Protección de Datos, si te has apuntado
a promociones o has participado en campañas o sorteos algunas compañías podrían llegar
a tener tus datos en un servidor online. Intenta recordar en qué has participado y qué compañías pueden ser, para pedirles que retiren esa información si estuviera a disposición
de terceros... pero va a ser una misión casi imposible.
DERECHO AL OLVIDO
El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha sentenciado que cualquier persona que considere que su privacidad ha sido vulnerada en Internet, por culpa de un enlace situado en el buscador de Google, podrá pedir a cualquier compañía que tenga un buscador de Internet que retire cualquier enlace que provoque esa situación. La compañía tendría la obligación de eliminar los resultados afectados, salvo que prevalezca el interés público o que se considere que, en realidad, no afectan a la privacidad del usuario.
Por: Cristina Enríquez.

Continúa leyendo