Vídeo de la semana

Rebajas (¡Que no te Den Gato por Liebre!)

¡Ya estamos de rebajas! Hasta ahora el periodo legal de las de invierno comprendía del 1 de enero al 31 de marzo, y los comerciantes debían ofrecer sus descuentos entre estas fechas, con un mínimo de una semana y un máximo de dos meses. Sin embargo, para incentivar el consumo, en algunas comunidades como la madrileña se ha liberado esta medida y podrán rebajar los precios cuando deseen. Es decir, habrá rebajas en su establecimiento cuando ellos quieran.
Pero ¿cómo debemos comprar para ir sobre seguro? La OCU informa:
-Los artículos rebajados deben estar en perfecto estado. Han de tener la misma calidad que  cuando se vendían a su precio original. La venta de productos defectuosos, viejos o estropeados es un saldo y debe anunicarse como tal.
-Los productos se pueden devolver si el comerciante así lo estipula. En principio, los comerciantes no tienen obligación de aceptar la devolución de ningún artículo, salvo que esté defectuoso. Sin embargo, pueden aceptar todo tipo de devoluciones (muchos lo hacen para promocionarse). Lo que sí debe hacer es respetar su propia política de ventas y su publicidad, pues tiene valor contractual: si durante todo el año un establecimiento anuncia que admite devoluciones, tendrá que aceptarlas también en época de rebajas salvo que se señale expresamente lo contrario de forma clara y visible.
-El precio original debe aparecer en la etiqueta al lado del rebajado siempre.
-Los productos rebajados siguen teniendo la misma garantía que si no lo estuvieran. Guarda siempre el ticket de compra. Los comerciantes no pueden anular la garantía de un producto con la excusa de que está rebajado. Si se trata de electrodomésticos, la garantía es de dos años a contar desde el momento en que se entrega el producto.
-Se puede pagar con tarjeta también en rebajas.Los comerciantes no pueden oponerse a aceptarlas si en su establecimiento luce el distintivo de que se aceptan. Deben hacerlo siempre, salvo que se indique de forma bien visible que queda excluido el periodo de rebajas. Tampoco puede obligarse al cliente a pagar un recargo por pagar con la tarjeta durante las rebajas.
-Devoluciones, ¿un vale o el dinero?:
hay que diferenciar si se trata de un producto defectuoso o en buen estado. Si es defectuoso, la garantía ampara para que lo reparen o cambien por otro; ahora bien, si la reparación o el cambio no se producen en un plazo razonable, acarrea  inconvenientes al consumidor o no puede efectuarse por cualquier razón, puede solicitarse la rebaja del precio o la resolución del contrato, que implica la devolución del dinero por parte del comerciante.
Cuando el establecimiento acepta la devolución de artículos en buen estado, el comerciante es libre de decidir si los cambia por dinero o por vales para gastar en otros productos de la tienda. Lo único que no puede hacer  es traicionar el compromiso con los clientes: si anuncia que devuelve el dinero en efectivo, ha de hacerlo, salvo que indique expresamente lo contrario.
 

Continúa leyendo