Vídeo de la semana

Rentabiliza tu Nómina. ¿Sabes Cómo?

Si con esta dichosa crisis tu sueldo sigue en caída libre, no te resignes. Repasa la nómina atentamente cada mes y quizás encuentres fallos que pueden cambiar lo que cobras (descuentos indebidos, beneficios que te corresponden y no te aplican, etc.).

Tu nómina también se llama recibo salarial y es el documento que la empresa o empleador entrega al trabajador y en el que vienen especificados todos los conceptos por los que le paga, y también las cantidades y los descuentos que le aplica para, posteriormente, entregárselos a Hacienda y a la Seguridad Social en su nombre. Justo en esta época de crisis, en la que la nómina no sólo no tiene perspectivas de subir sino que tiende a bajar, es cuando tenemos que mirar con lupa las retenciones, para que nos apliquen exactamente lo que manda la ley y no más, y las mejoras que nos corresponden por tener hijos, personas mayores dependientes a nuestro cargo, etc. ¿Sabes a cuáles tienes derecho?


Lo que debes comprobar:


-Hazte con tu convenio colectivo, léelo y asegúrate de que no estás cobrando menos de lo que fija éste para tu categoría profesional. “Si están cometiendo ese error contigo, basta con que envíes al departamento de Recursos Humanos un e-mail con una copia del convenio para que tengan que subirte el salario hasta lo estipulado en tu categoría”, explican los consultores financieros de Emagister, empresa especializada en formación.

-¿Tienes un tipo de contrato temporal, de obra, de formación, de interino o de sustitución? En estos casos, te han de retener menos de lo que indica la tabla salarial. Y todavía menos (el 2%) si tu contrato ha sido inferior a un año.

-Si realizas un trabajo nocturno (entre las 22 h y las 6 h), o considerado tóxico, dificultoso o peligroso, te lo deben reconocer (y abonar) en nómina. “Si esta circunstancia no se da todos los meses, sólo tienen que pagártelo el que corresponda”, explican desde el despacho de abogados Iuris & Lex.

-Horas extra, cheques-menú y dietas. Confirma que tu cómputo de días coincide con el de la empresa y que cobras lo estipulado por ello.

-Fíjate bien en el apartado de dietas (viaje, manutención...) y en los pluses extrasalariales o mejoras (por traslado, distancia...), ya que “por estos conceptos no hay que cotizar a la Seguridad Social”, señalan desde el despacho Lex Jurídica. “Los gastos de locomoción están exentos los 19 primeros céntimos por kilómetro si el empleado utiliza su propio coche para desplazarse por necesidades de su trabajo. No hay límite si se utiliza transporte público y se aporta justificante”, explica Manuel Fernández, experto en nóminas y creador de www.calcular-nominas.com.

Te beneficiará informar a la empresa de:

-Los hijos (propios o de tu pareja) y de los abuelos o personas dependientes que están bajo tu techo. Harán que tu retención por IRPF baje. Los descendientes menores de tres años (o en los tres primeros años de la adopción) y ascendientes mayores de 75 años tienen una mayor reducción en el IRPF. Y si el trabajador paga por decisión judicial pensiones compensatorias a un cónyuge, o anualidades por alimentos a favor de los hijos, también puede deducírselas, añade el experto.

-Si tienes un título de licenciado o doctor o acreditas oficialmente tus idiomas. Hay muchos convenios y empresas que pagan un plus por estos conceptos.

No te olvides de solicitar:

-El reconocimiento, si existe, de cualquier tipo de minusvalía que puedas tener (tu tabla de retenciones será mucho menor). Para gestionar este asunto, consulta con los responsables de nóminas de tu empresa, pues tu compañía será la principal beneficiaria (también pagará menos a la Seguridad Social por ti).

-El recargo por retraso en la nómina. Cuando la empresa se retrase en el pago de tu sueldo, no te cruces de brazos y consulta el convenio. La mayoría de ellos recoge un recargo del 10% por cada día de retraso.

Elige el mejor Banco.

Las entidades financieras compiten duramente por conseguir que domicilies tu nómina. A veces, estás atada a una en concreto por la hipoteca, “pero puedes hacer el truco de transferir parte de tu salario a otro banco como si fuera una mininómina, y así tener dos cuentas-nómina en lugar de una”, señalan en CEACCU (Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios). En cualquier caso, a la hora de elegir el banco a través del cual cobrarás tu sueldo, “tienes que fijarte atentamente en los intereses, las comisiones y las condiciones de permanencia, y no en los regalos que puedan hacer”, recomiendan los expertos de esta asociación.

Continúa leyendo