¿Son eficientes tus electrodomésticos?

La mayoría de los electrodomésticos nuevos que se venden en el mercado busca el ahorro energético y cuida el medioambiente. Pero ¿y el que tienes en casa? ¿Sabes si te compensa cambiarlo?

La mayoría de los electrodomésticos nuevos que se venden en el mercado busca el ahorro energético y cuida el medioambiente. Pero ¿y el que tienes en casa? ¿Sabes si te compensa cambiarlo?

 

¿Qué es la eficiencia?

 

"Obtener un mayor rendimiento usando menos energía", explica Oriol Giménez i Agulló, de Ecoserveis (ecoserveis.net). La eficiencia de un aparato eléctrico no solo beneficia al medioambiente, sino que se nota considerablemente en nuestro bolsillo. Sin embargo, según el experto, "el problema es que hay un gran número de usuarios que no conoce el etiquetado energético". Si piensas comprar uno nuevo, la app Ecogator te ayuda a elegir el más adecuado.

 

Si el mío es antiguo, ¿cómo puedo saberlo?

 

Si tu electrodoméstico no tiene la etiqueta energética, tendrá su placa de identificación, una chapa metálica negra situada en un flanco o en la parte de arriba que indica su potencia. "Sabiendo este dato, puedes compararlo con otros aparatos", dice Giménez. Para que te hagas una idea: según un informe de la Asociación Nacional de Fabricantes e Importadores de Electrodomésticos (ANFEL), si tienes una nevera de más de 10 años, el ahorro que te supondría cambiarla ahora por una A+++ sería de 49 € al año.

 

El ahorro que más se nota

 

Controlar el momento en que se pone la colada para aprovechar las horas más baratas de la electricidad puede suponer un ahorro de unos 8 € anuales. "Un ahorro muy pequeño", opina David Molina, Director Técnico de ANFEL (anfel.org), si lo comparamos con los 55 € que ahorrarías, por ejemplo, con una nueva lavadora A++ si la tuya tiene más de 15 años, o si cuando la compraste tenía una categoría inferior a esa ("cuantos mas años pasan más evolucionan los aparatos", dice el experto de Ecoserveis; "pero no todas evolucionan al mismo ritmo. Por ejemplo en neveras, la categoría A+ podría ser demasiado justo; y sin embargo una lavadora A+ es bastante eficiente). 

 

No todo el ahorro lo dicta la letra

 

Al elegir un aparato, no hay que buscar solo el de mayor categoría energética, sino el que responda mejor a nuestras necesidades. Para una o dos personas, una lavadora de 6 kg de carga es suficiente: "En ese caso, una más pequeña tendrá mejor rendimiento que una grande, aunque ésta sea más eficiente", dice Giménez i Agulló. Eso sí, cuanta más energía consuma un aparato, más relevante para nuestra economía es su eficiencia: por ejemplo, la nevera supone 1/3 de nuestro gasto energético.

 

¿Cuánto tardaría en amortizarlo?

 

"El precio inicial no lo es todo: hay que saber lo que nos costará un aparato en toda su vida útil", dice Giménez i Agulló. Según el simulador elaborado por la Xunta de Galicia para comparar electrodomésticos, si una lavadora A+++ cuesta 488 € y una A+, 388 €, con la primera ahorrarías al año 41,5 €. Tardarías 2,4 años en amortizar su coste.

¿Sabes leer la etiqueta energética?

 

La escala de colores y letras que verás en la etiqueta de cualquier electrodoméstico (obligatoria en Europa para frigoríficos, congeladores, lavadoras, hornos, lavavajillas, secadoras, microondas y fuentes de luz) va desde la categoría más eficiente (el A+++) a la menos (D). Sin embargo, no hay una recomendación general: depende de la evolución de cada electrodoméstico. "En lo que todos coinciden es en el valor de kWh al año: es el dato más relevante", dice Giménez i Agulló, "y lo que te permitirá comparar con otros de su gama". Los demás valores también varían en función del aparato; en el caso que te mostramos a la derecha, el de un frigorífico, son las medidas de capacidad de alimentos frescos, de congelados y el volumen de ruido.

Continúa leyendo