Tarjetas de Crédito: ¿Qué dice la Letra Pequeña?

No todas las tarjetas de crédito son iguales. Cuotas de emisión y mantenimiento, el interés aplicado, si se devuelve un porcentaje de lo gastado con ella, si ofrece regalos o puntos, si precisa tener cuenta abierta en la entidad..., todo esto las diferencia. Pero, además, hay que saber que cuánto más facilidades y límites de gasto más altos, más aumentan el interés y la cuota anual a pagar.
Casi todos los bancos cobran comisión por ellas, además del tipo de interés que aplican. también has de saber lo que sucede si la usas en el extranjero. Y es que las comisiones por compras fuera de los países con moneda euro pueden llegar al 3 % del importe, según advierten en la OCU. Además, la comisión por sacar en un cajero también puede ser diferente. ¡Ten cuidado!
Fecha y plazos de pago: antes de acordar la tarjeta con la entidad, pregunta la fecha de pago de las compras acumuladas. Suelen abonarse en los primeros días del mes siguiente a ellas, pero algunas entidades permiten pagarlas en cuotas. Si cuando llega el vencimiento, no tienes saldo suficiente, el tipo de interés aplicado subirá, y así mes tras mes mientras no asumas el pago.
 Precauciones frente a robos: las tarjetas tienen un límite de crédito disponible, una cantidad máxima mensual o semanal, para no disparar el consumo del titular, y evitar males mayores si la pierdes o te la roban. Como protección, se puede solicitar al banco que este límite sea más bajo. En caso de robo o pérdida, conviene comunicarlo de inmediato a la entidad (existe un plazo máximo de aviso, que varía en función de la entidad). Actuando de esta forma, sólo asumirás la pérdida de 150 euros si hacen un uso fraudulento de ella hasta el momento del aviso: a partir de ahí, es la entidad la que ha de pagar los posibles cargos, previa reclamación por tu parte. No actuar de esta manera supone hacerte cargo del 100 % de la cantidad defraudada.
Por otra parte, si no han robado la tarjeta pero compruebas cargos de resguardos sin firmar o con otra firma que no es la tuya, tienes derecho a que el banco o la caja te devuelva la cantidad defraudada sin asumir tú los 150 euros iniciales.  Si se trata d una compra por Internet o teléfono, puedes anular el cargo pues el titular no es responsable si el medio de pago no se presentó físicamente.

Continúa leyendo