¿Te Planteas Trabajar en el Extranjero Lo Que Debes Saber.

Más de 300.000 profesionales se han marchado fuera de España desde que comenzó la crisis. Si ya estás decidida (o te lo estás pensando), hay cuestiones que debes conocer antes de hacer la maleta.
¿Dónde debo hacer mi declaración de la renta? ¿Se tendrá en cuenta el periodo que trabaje fuera de España para el cálculo de mi pensión? Son dudas que quizá te surjan si te estás planteando irte a trabajar al extranjero, tal y como ya han hecho muchos: desde 2008, se ha incrementado el número de españoles que residen fuera en más de un 26%, según la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales).
Los expertos del portal de empleo Monster aconsejan intentarlo fuera si ya llevas varios meses en paro y, sobre todo, si acabas de terminar una carrera y no encuentras nada. Según los informes de la CEOE, “te dará ventaja saber el idioma, estar físicamente en el país durante el proceso de selección y adecuar tu CV a los usos del lugar”.
Dónde se pagan los impuestos.
Si pasas más de 183 días fuera de España, adquirirás el estatus de no residente, lo que significa que tendrás que hacer la Declaración de la Renta de No Residentes (IRNR) en España y, además, abonar los impuestos que correspondan en el país de destino, a no ser que entre ambos exista el Convenio de Doble Imposición Internacional (toda la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá y muchos países de Sudamérica) y ganes menos de 60.000 euros. Si se cumplen estos dos requisitos, entonces bastará con que hagas la declaración de la renta en el lugar de destino.
Preocúpate por tu pensión.
Si vas a trabajar en cualquier lugar de la UE, tienes que presentar una Solicitud de Reglamento Comunitario Especial para que los años que trabajes allí cuenten a la hora de calcular tu jubilación (en el futuro, en este caso, parte de tu pensión la pagaría España y la parte proporcional que le corresponda, el otro país donde has trabajado y pagado impuestos). “Pero es muy importante que te cerciores de que el país en el que vas a trabajar reconoce periodos inferiores a un año para las pensiones”, señala el asesor fiscal Pedro Garrigues. Sobre otros estados que no sean de la UE hay que informarse en las oficinas de la Seguridad Social, porque hay muchos convenios bilaterales y depende de adónde vayas.
Qué pasa si cobras el paro.
¿Eres beneficiario del subsidio de desempleo? ¿Y tu pareja, si es que te acompaña? Hasta ahora se podía seguir cobrando al volver, siempre que no estuvieras más de un año fuera y justificaras que te ibas al extranjero a estudiar o a buscar empleo. En breve, esto va a cambiar y sólo podrás recibirlo si viajas dentro de la UE, te apuntas a una oficina de empleo del lugar al que vayas... y estás dispuesta a trabajar cuando te llamen. Garrigues recomienda: “Si estás cobrando el subsidio de desempleo, deja los papeles del paro bien cerrados y arreglados, o te pueden acusar de fraude”.
Deducciones fiscales diferentes.
No todos los países de la Unión Europea tienen los mismos impuestos y tasas. ¿Piensas llevarte tu coche? Pues debes saber que, por ejemplo, en Alemania te saldrá más barato rematricularlo que conservar la matrícula española. Si tienes deducción por la hipoteca de la vivienda habitual en tu IRPF, la perderás si haces tu próxima declaración de la renta fuera de España. Aunque hay naciones, como Alemania (otra vez), donde te puedes desgravar por el transporte que te lleva al trabajo o por tener en casa una habitación donde desarrolles alguna actividad laboral. Amplía tus miras y estudia lo que haga falta.
Presta atención a las normas específicas.
-Convalida tu título.
Si eres universitaria, debe hacerlo el Ministerio de Educación del país de destino; si no, la asociación profesional o gremial de la ciudad a la que vayas.
-Si vas con tu familia, entérate de en qué situación la acogen las leyes del país en cuestión (puede que no tengas derecho a escolarización, sanidad, que el cónyuge que no trabaja tenga dificultades para entrar...).
-No te sorprendas si te piden certificados de antecedentes penales, de vacunación o incluso médicos: algunos países lo exigen. En Chile, piden a la empresa que te contrata una provisión de fondos para mandarte de vuelta a España si la situación del país o la tuya personal así lo requieren.
Todos los papeles en orden.
Antes de salir de España, conviene contratar seguro médico. Si no lo tienes y, por ejemplo, te haces un esguince nada más pisar suelo estadounidense, la broma puede salirte por 3.000 euros.
-En China y Australia, por ejemplo, aunque tengas visado y oferta firme de empleo, debes tramitar con la embajada el permiso de trabajo para no llevarte sorpresas.
-Si estás en Reino Unido, Alemania o EE UU, nunca incluyas tu fotografía en el currículo: no está bien visto. Hay unas normas antidiscriminación muy estrictas al respecto.
-Los norteamericanos son inflexibles con el permiso de trabajo. Si sólo tu marido tiene visado para trabajar y tú pretendes encontrar algo allí, no lo tendrás fácil. Pide ayuda a un abogado.

Los mejores destinos laborales:
-Alemania:
El desempeño profesional y la categoría laboral tienen relación directa con la formación y experiencia acreditadas. Además, el sueldo va acorde con ello.
-Australia: está lejos, sí, pero en el país austral los sueldos suelen ser bastante más elevados. Eso sí, tu inglés tendrá que ser muy fluido; si no, no tienes nada que hacer.
-Chile: el idioma no será un problema y da un trato muy familiar a los recién llegados. Es uno de los países con mejor calidad de vida de Sudamérica y con menos criminalidad.
-Estados Unidos: es uno de los países más atractivos para quienes buscan empleo y el que ofrece más proyección internacional al currículo. Trabajar allí abre muchas puertas.
-Los países emergentes: China, Brasil, Europa del Este... Las responsabilidades a asumir son muy superiores a las de ningún otro país y la experiencia que se adquiere es importante.  El 90% de las empresas que operan en los países emergentes lejanos (Egipto, Filipinas, China, Qatar y Arabia Saudí) tiene previsto incrementar su plantilla.

Los perfiles más demandados

INGENIEROS. Profesionales muy técnicos o especializados en grandes construcciones, sobre todo, en países emergentes como China, los de Europa del Este o Brasil. También en Alemania, Argentina y Chile.
PERSONAL SANITARIO Y FARMACÉUTICO. Médicos, enfermeras y auxiliares en Reino Unido, enfermeras en Portugal, especialistas
en Alemania, oftalmólogos en toda Europa y farmacéuticos en Europa del Este y Alemania.
INFORMÁTICOS Y ELECTRÓNICOS. Si están especializados en redes sociales y computación en nube, se considera un plus bien valorado y pagado tanto en toda Europa como en Estados Unidos.
ARQUITECTOS Y APAREJADORES. Las mejores oportunidades están en los países emergentes. Allí se están haciendo grandes obras (Brasil prepara sus Olimpiadas y el Mundial de fútbol, China vive ahora su propio boom del ladrillo…), pero también en Alemania.
JEFES DE OBRA. No suele ser necesaria titulación específica y los salarios y la responsabilidad son muy similares a los que había en España en la época dorada de la construcción.
PROFESORES Y TRADUCTORES. El español es la tercera lengua en número
de hablantes del mundo. Poder enseñarlo o traducirlo cotiza al alza en muchos países.
EXPERTOS EN 'MARKETING' Y VENTAS. Las ofertas en estas especialidades fueron la revelación de la última edición de la feria ExpoEmpleo en el Extranjero. Según los organizadores, países como Reino Unido, EE UU y los de Europa del Este los demandan.
ELECTRICISTAS, FONTANEROS Y CARPINTEROS. Necesitan muchos en Noruega, según Adecco. Pero cuidado: exigen que estos profesionales tengan un buen nivel de inglés.
Y si quieres saber más...
-http://ec.europa.eu/eures/. No dejes de mirar y colgar tu currículo en la Red EURES, que conecta los servicios públicos de empleo de 31 estados europeos.
-www.spaniards.es. Es una página web muy interesante para enterarte de la realidad laboral y cultural que te espera fuera.
-www.stepjobeuropa.com. Te ayudará mucho si quieres dar el paso y no sabes por dónde empezar.

Continúa leyendo