¿Tienes una Entrevista de Trabajo ¡Ojo con tus Gestos!

Nuestra imagen es nuestra marca, tenlo claro. Y los gestos son una parte muy importante de esa marca, algo así como la etiqueta en la que se explica las cualidades/componenetes del producto. Si te encuentras en una entrevista de trabajo, debes  ser comedido en ellos. Toma nota y saldrás más que airoso:
-Saludo: un apretón firme indica mentalidad abierta, decisión. Si se gira suavemente la mano al darla (la palma queda hacia abajo) se transmite dominio. Si quieres dejar claro tu respeto, lo mejor es que las palmas queden alineadas en vertical.  Aplica la misma presión que recibas, ni más ni menos (si dejas los dedos flácidos, pensará que eres inseguro).
-No te quedes en la puerta: entra en el despacho con decisión, sin arrastrar los pies. Quítate el abrigo y espera de pie, a que te indique que te sientes. No lo hagas antes.
-Hablando: acompasa tus palabras con gestos breves con las manos. Evita colocar los codos sobre la mesa juntando las manos en alto (se interpreta como ansiedad, negatividad). Si lo haces juntas los dedos formando un triángulo.
-Con la cabeza: si asientes hazlo lentamente, pues indica que te interesa lo que oyes. No levantes mucho la cabeza (pensará que te sientes superior y miras por encima del hombro), tampoco la inclines en exceso, ya que se interpreta como sumisión o enfado.
-Al mover los brazos: no los cruces (denota que no estás muy participativo). Coge un boli o las gafas y juega con ellos ligeramente para evitarlo.
-Mirando cara a cara: lo mejor en una entrevista es mantenerla serena, apacible y prolongada (no evites mirarle). Así transmitirás seguridad y comodidad con quien tienes enfrente.
-Sonriendo como Monalisa: si es sincera las comisuras de los labios se levantan de forma simétrica (si es fingida, se inclina más la comisura izquierda).
-Las piernas: puedes cruzarlas en una postura cómoda pero comedida. No muevas los pies mucho, indica nerviosismo y 'ganas de salir corriendo'.
-Al despedirse: estrecha de nuevo la mano y despídete con una ligera sonrisa.

Continúa leyendo