Vuelos Low Cost. Todo Lo Que Debes Saber

Si a viajar en el puente de Todos los Santos  y has elegido un vuelo de bajo coste toma buena nota de lo que te contamos. Es verdad que las compañías low cost te ofrecen unas tarifas increíbles que hacen más asequible viajar a cualquier rincón del mundo pero a cambio debes renunciar a algunas cosas. ¿Te quedas con el ahorro o con la comodidad? Te contamos si realmente compensa, y en qué situaciones, gastarse algunos euros menos.

Desventajas
Hay servicios de los que resulta engorroso prescindir durante un viaje en avión, y las low cost no los ofrecen. Y hay otras desventajas. Por ejemplo, los aeropuertos utilizados por las compañías de bajo coste suelen estar lejos del centro de las ciudades, por lo que muchas veces el transporte hasta el hotel en el que nos alojamos puede llegar a costar más que el vuelo. También hay que contar con que se suele volar a horas intempestivas (no es ninguna exageración: se ha visto a viajeros haciendo cola en los mostradores casi con el pijama puesto, porque su vuelo salía a las 5 de la mañana). Además, los asientos son cada vez más pequeños, y hay gente con determinado peso o altura para la que permanecer más de una hora sentada resulta una pesadilla. Si, por cualquier motivo -como algún problema de salud o por viajar con bebés-, eres de las que necesitan visitar el servicio con asiduidad, también tienes que pensarte lo de viajar a bajo coste, pues algunas compañías han eliminado uno de los baños, y las colas que se forman pueden resultar interminables. Recuerda que no puedes elegir asiento y que, si tienes que hacer conexiones con otros vuelos, estas compañías lo consideran como contratos independientes, por lo que tendrás que facturar el equipaje dos veces, una para cada trayecto.

Antes era gratis, ahora no
Los servicios que antes se incluían en el precio del billete hace tiempo que se pagan aparte (¡y, a veces, no sólo en las compañías low cost!).
Comida a bordo. Cuánto echamos de menos ese refrigerio que nos ofrecían antes las amables azafatas.
Tarjeta de embarque en el aeropuerto. Aerolíneas como EasyJet y Ryanair te obligan a sacarla online, y ni se te ocurra olvidártela en casa, porque la penalización por tener que expedirla ellos en el aeropuerto alcanza los 40 €.
Equipaje. En compañías de bajo coste sólo sale gratis el equipaje de mano. Si quieres llevar maleta aparte, hay que pagar por ella (entre 10 y 20 euros). Las aerolíneas tradicionales todavía no se atreven a cobrarte por el primer bulto facturado, pero ya han empezado a hacerlo por la segunda maleta.


Elegir asiento. Normalmente, al gestionar la tarjeta de embarque elegimos libremente el asiento que queremos pero, si lo hacemos online, algunas compañías dan la opción de reservar el asiento con antelación sólo si abonamos un extra (oscila entre 4 y 10 €). Si eres de las que prefieren sentarse en el hueco de la salida de emergencia, ya no vale pedirle el favor al personal de facturación. Esa comodidad también tiene ahora su precio (compañías que no son de bajo coste, como British Airways, Air France o Air Europa, también cobran por ello: hasta 50 € por trayecto en vuelos intercontinentales).

Compara compañías y elige.
-EasyJet. Esta low cost no asigna ningún número de asiento, y la distancia establecida desde tu respaldo hasta el del asiento delantero es de 72,5 cm, aprox. Y el ancho (desde un apoyabrazos hasta otro), 44 cm, aprox. Peso máximo. Tienes que pagar 11 € por facturar una maleta, que deberá pesar un máximo de 20 kg. Por cada kilo de más hay que abonar 12 euros extra. Equipaje de mano. Puedes llevar gratis un bulto de un volumen máximo de 56x45x25 cm (incluyendo ruedas y bolsillos). Pero no hay restricción de peso y, además, podrás llevar contigo incluso un abrigo, un paraguas o un chal.
-Ryanair. Tampoco asigna plazas y, además, en esta compañía los respaldos no son reclinables. La distancia entre ellos es de 76,2 cm. Peso máximo. Por facturar una maleta hay que pagar entre 16 y 27 € (dependiendo de si eliges tener un límite de 15 o 20 kg). Si te pasas, has de pagar 20 € por cada kg extra. Equipaje de mano. Está permitido un bulto de cabina gratis (sólo uno, no vale maleta y bolso o maleta y portátil). Y recuerda que tampoco puede superar los 10 kg de peso ni estas dimensiones: 55x40x20 cm. Si llegas a la puerta del avión y la tripulación advierte que transportas alguna pieza extra o más grande de lo debido, tendrás que pagar 40 € y se las llevarán a la bodega.
-Vueling. La distancia entre ellos es de 76 cm, pero tienes la opción de reservar online un asiento XL para tener más espacio y estirar las piernas o trabajar con el portátil sin problemas. Seleccionar este asiento, que coincide con las salidas de emergencia del avión, cuesta 10 € extra en vuelos nacionales y 13 € en los internacionales. Peso máximo. Puedes facturar una maleta pagando un suplemento (de 10 a 15 € por trayecto, dependiendo de adónde viajes) y tienes un límite de hasta 23 kilos. Equipaje de mano. Está permitido un bulto que no pese más de 10 kg, cuyas dimensiones no excedan de 55 x 40x 20 cm, y además un bolso o una pequeña cartera.

Continúa leyendo