Trucos a la hora de comprar fruta

El aspecto, la madurez y el origen, son algunos factores a tener en cuenta a la hora de ir a comprar fruta. Te damos unos sencillos trucos para que sepas elegir la mejor.

El aspecto, la madurez y el origen, son algunos factores a tener en cuenta a la hora de ir a comprar fruta. Te damos unos sencillos trucos para que sepas elegir la mejor.

 

Ojo y toques para la Sandía

 

- En las frutas cuya cáscara o piel no cambia de color al madurar, como la sandía, resulta más difícil acertar con la pieza adecuada.

 

Sin embargo, hay un truco para saber si la sandía está madura: si la mancha de la cáscara que ha estado en contacto con el suelo es de color amarillo (lo que denota que ha madurado al sol y no en una cámara frigorífica) y el resto de la pieza no tiene manchas, es un buen signo.

 

- Otra opción es darle golpes suaves con los dedos o las palmas de las manos y sentir que suena a hueco. Entonces la sandía está en su punto.

 

El olor del melón

 

- Para saber si el melón está maduro, sostenlo con firmeza entre las dos manos. Si resulta un tanto pesado es porque se encuentra en el punto óptimo de maduración.

 

- Si además presionas con suavidad el extremo opuesto del tallo y la superficie cede un poco, también es indicativo de que has escogido bien.

 

- Otra forma de medir su calidad es acercándotelo a la nariz y observando si desprende un aroma dulce.

 

Uvas y moras en su punto

 

- Si las moras son muy coloridas, no están arrugadas y el tallo se desprende con facilidad, es una garantía de que fueron recogidas cuando ya estaban maduras, por lo que serán dulces y tendrán mucho sabor.

- En cuanto a las uvas, un truco para saber si están en su punto óptimo es agitar el racimo y comprobar si se mantienen adheridas al tallo. Si lo hacen es porque están perfectas.

Si algunas se desprenden quiere decir que el racimo no es fresco.

 

¿Plátanos o bananas?

 

Aunque parezca la misma fruta a simple vista, plátanos y bananas tienen características distintas.

 

- El plátano tiene un tamaño más pequeño y posee un característico color amarillo, con pequeñas motas negras. Concentra mayor humedad que la banana, lo que lo hace más jugoso.

 

- Por el contrario, la banana es más grande y su cáscara suele ser de color uniforme, sin manchas. Está compuesta por una mayor proporción de carbohidratos y sacarosa, por lo que deja cierta sensación pastosa en el paladar, a diferencia del plátano.

 

Melocotones

 

- Por el color de su piel podrás saber si un melocotón está ya un poco pasado. Solo tienes que fijarte en que el tono sea uniforme, sin más colores que el amarillo anaranjado. Además, su olor debe ser suave, aromático y afrutado.

 

Deliciosos aguacates

 

- Los aguacates se encuentran en su punto óptimo de maduración cuando la piel no presenta manchas o puntos negros.

 

- Además, si al apretarlo cede un poco a la presión o al agitarlo notas que el hueso se mueve, es que está listo para comer. Si no, significa que aún no está maduro, por lo que debes dejarlo a temperatura ambiente envuelto en un periódico junto a una manzana. Verás como en un máximo de tres días está en su punto.

Kiwis y piñas

 

Los dos son perfectos para el verano porque aportan hidratación al cuerpo, pero ten en cuenta que su sabor varía mucho según el tiempo de maduración.

 

- En el kiwi lo ideal es que tenga consistencia blanda pero no en exceso.

 

- Las piñas deben mantener su firmeza (que no se hunda la cáscara si presionamos sobre ella). Además, las puntas del tallo deben haber empezado a cambiar su tono del verde al naranja.

 

Naranjas maduras

 

- Cuando vayas a comprarlas, recuerda que son frutas no climatéricas, por lo que, a diferencia de otras, no maduran una vez recolectadas. Procura no escoger las que están verdes.

 

- Actualmente se puede disfrutar de las naranjas durante todo el año, pero si quieres saber cuándo se encuentran las mejores, ten en cuenta que los naranjos florecen a principios de la primavera, con un período de maduración que abarca desde mediados de otoño hasta casi iniciado el verano. Durante esos meses estarán en su mejor momento de consumo.

 

Mangos dulces

 

- A la hora de elegirlos, intenta no coger los que estén blandos y arrugados. Fíjate en que no tengan manchas negras en la piel.

 

- La mejor manera de saber si están maduros es oliéndolos. Si su aroma es dulce están listos para comerlos. Si no huelen a nada, podrás conservarlos unos días en el frigorífico.

 

Fresas

 

- Su tamaño es importante; no son mejores por ser más grandes. Suelen tener mejor sabor las más pequeñas.

 

- Míralas bien y escoge las que tengan un color rojo intenso y el rabillo muy verde. No te dejes llevar por las que veas bonitas y bien colocadas.

 

- Deshecha las que estén blancas y granulosas.

Continúa leyendo