25 trucos para el cuidado de las plantas con flores

Para que tus plantas con flores se conserven bonitas y sanas, sigue nuestros consejos. Te damos unos trucos muy útiles que te ayudarán a la hora de cuidarlas.

1. Para que las flores cortadas se conserven mejor, ponlas en un jarrón con agua a la que habrás añadido tres cucharaditas de agua salada. No te olvides de perforar los tallos con una aguja. También, si lo prefieres, puedes añadir al agua una gotita de lejía. El efecto resultará igualmente bueno. Así mismo, cuando no tengas algo para sujetar las flores dentro del jarrón, coge unas cuantas canicas y colócalas en el fondo. Así podrás dar forma al ramo de flores y éstas quedarán bien sujetas.

2. Si te gusta conservar las flores, prueba con este sistema casero: envuelve cada flor, cuando todavía está fresca, en una hoja de periódico y ponlas todas boca abajo, atadas con un cordel sujeto en dos puntos, de forma que queden colgando. Déjalas así hasta que estén completamente secas. Aunque sean de distinto color quedan en muy buenas condiciones para componer un ramo.

3. Tienes un jarrón que te encanta, pero cada vez que quieres poner en él un ramo de flores y le echas agua, ésta va poco a poco saliéndose. Remédialo con un truco muy sencillo: pasa ligeramente por su superficie un poco de cera o parafina derretida. Conseguirás tapar los diminutos poros y ¡listo para utilizarlo!

4. A veces ocurre que alguna de las flores que forman un ramo dentro de un florero comienza a secarse. En estos casos no dudes en retirarla del jarrón, ya que, además de estropear la estética del conjunto del ramo, desprenden un gas que podría afectar al resto de las flores.

5. ¿Las flores de tu jarrón están algo marchitas? Introduce una tercera parte de sus tallos en agua hirviendo durante quince minutos. Corta después esa parte de los tallos y cambia el agua del jarrón.

6. Si quieres hacer un hermoso ramo de flores, recuerda que éstas deben ser cortadas por la mañana temprano. Si lo haces en horas de sol, el calor habrá evaporado la humedad de los pétalos y las flores se secarán antes.

7. Cuando vayas a poner flores en un jarrón, no le eches agua directamente del grifo, porque sale demasiado fría para ellas. Llena el jarrón y deja reposar el agua durante un rato para que se ponga a la temperatura ambiente. Durarán más tiempo.

8. Las flores frescas te quedarán muy bien si las metes en un jarrón de boca ancha, pones en el fondo una patata a la que hayan hecho varios agujeros y vas clavando en cada uno de ellos uno de los tallos.

9. Para evitar que tus plantas se mueran o marchiten antes de tiempo, no las coloques nunca en sitios como una ventana que ajuste mal, cerca de un conducto de aire caliente, detrás de una cortina o sobre la televisión o el radiador.

10. Si deseas alargar espectacularmente la vida de las plantas que tengas en tu terraza y sean calcífugas (éstas son las que no pueden vivir en suelos con cal, como por ejemplo las azaleas o las camelias), añádeles de vez en cuando un poquito de carbón vegetal en la tierra y verás qué preciosas quedan. El carbón se utiliza para hacer que las tierras alcalinas sean más ácidas.

11. Si has plantado tus flores en una maceta de plástico y no quieres que se te echen a perder, riégalas con menor frecuencia de lo acostumbrado, ya que el plástico dificulta la transpiración de las plantas y, por tanto, el exceso de agua no se evapora, se quede retenido en el interior.

12. Si vas a comprar flores, recuerda que ésta debe ser la última compra que realices ese día, ya que, si tienen que soportar un largo recorrido, se estropearán. Tampoco debes colocarlas cerca de la fruta, porque ésta desprende una sustancia que la perjudica. Cuando las coloques en el jarrón, procura eliminar todas las hojas que puedan ir creciendo sumergidas dentro del agua para que no se pudran.

13. Si las flores que vas a comprar son rosas, ten cuidado de que los pedúnculos estén bien pegados a los pétalos. De no ser así, seguramente alguien habrá quitado los pétalos marchitos y tus flores durarán poco tiempo.

14. Las orquídeas duran bastante una vez cortadas, pero existe un sencillo truco que te ayudará a prolongar su vida: ponlas en agua muy azucarada.

15. Las flores y las semillas de la pasionaria se pueden conservar con alcohol introduciéndolas en un tarro de cristal que cierre herméticamente.

16. La hortensia hay que cortarla a finales de la estación de invierno. La forma adecuada de hacerlo consiste en quitar las flores dejando la yema por debajo. De esta forma, conseguirás que la temperada siguiente broten más flores y que éstas salgan más bellas y resistentes. Cámbialas de maceta cuando la tierra esté empobrecida.

17. Puedes variar el color de tus hortensias metiendo un clavo de acero en la tierra de la maceta donde las tienes plantadas. Solo tendrás que esperar unos días para ver cómo adquieren un tono precioso entre azul y violeta.

18. Para que los geranios luzcan espléndidos además de regarlos como las demás plantas, puedes ponerles en la tierra unos granos de café. Hazlo siempre después de regar y recuerda que estas plantas no necesitan demasiada humedad.

19. Si quieres que tus geranios den muchas flores, deberás plantarlos en macetas que no sean muy grandes y abonarlos con productos que contengan mucho fósforo y potasio. Además, los geranios te quedarán preciosos si los abonas con frecuencia durante el período de crecimiento (del mes de marzo a septiembre). También puedes ponerles abono especial para tomates.

20. Cuando alguien te regala una rosa, la ilusión con que lo hace es siempre mayor que el tiempo que luego dura la flor. Prolonga su vida sumergiendo su tallo en una botella de agua cortándola de tal manera que solo la corola quede apoyada sobre el borde del cuello de la botella. La rosa durará mucho más tiempo.

21. Tus claveles o clavelinas tendrán un olor maravilloso si introduces en los esquejes un clavo de los que usas normalmente para condimentar tus guisos.

22. Los gladiolos cortados del jardín estarán bonitos mucho más tiempo si seleccionas las ramas cuyos capullos estén comenzando a abrirse.

23. Para conseguir que las flores y ramas naturales tengan un aspecto más rígido, mézclalas con algunas artificiales que no lo parezcan mucho. De esta forma conseguirás que el aspecto general del ramo sea más firme.

24. Conseguir que las begonias sigan floreciendo hasta la mitad del invierno es fácil: ponlas en el interior de tu casa antes de que lleguen las heladas.

25. Si deseas plantar tu propio rosal en tu casa, no olvides el siguiente consejo básico: a la hora de plantarlo, entiérralo hasta donde aparece una especie de abultamiento, ya que éste es el punto de injerto y nunca conviene cubrirlo. Ojo, esta operación resultará inútil si el rosal es de probeta.

Continúa leyendo