4 loros muy vistosos

Por su divertido carácter y gran belleza los loros son excelentes compañeros. Antes de decidirte por un ejemplar consulta a un especialista sobre sus necesidades y cuidados.

Loritos y papagayos pertenecen a la familia de los Psitácidos.

Los papagayos son una aves bastante rechonchas, con una cola corta, mientras que los loritos tienen un cuerpo más estilizado.

Entre las especies que se crían en Europa, éstas son cuatro de las más representativas, que aúnan belleza, alegría y un carácter muy apropiado para ser domesticado.

Lorito grosella

Por sus colores espléndidos y su resistencia, el lorito grosella (Platycercus elegans) se ha ido ganando la preferencia de los criadores. Sin embargo, hay que tener en cuenta que solo se aclimata bien a la pajarera, no conviene mantenerlo en jaula. Esta especie grande de cotorra, que alcanza entre 32 y 36 cm, vive en las costas del este y sur de Australia. Frecuenta los bosques de zonas húmedas, lo que ejerce cierta influencia sobre el color verde intenso en su plumaje.

Guacamayo azul

El guacamayo azul (Ara ararauna) es el más inteligente y manso de los guacamayos (solo durante la época de reproducción se vuelve hostil). Los jóvenes se domestican fácilmente, aprenden a imitar sonidos y a reproducir palabras, Su inteligencia, sus preciosos colores y su capacidad de domesticación hacen de él un compañero excelente para el hombre.

Loro gris o yaco

El loro gris (Psittacus erithacus) no solo imita el acento de su amo, sino que además es capaz de reproducir las palabras en el momento oportuno. No obstante, el loro gris bien domesticado puede llegar a olvidar sus propios gritos naturales. Además de inteligente, este loro posee una extraordinaria belleza. Muy longevo, puede llegar a vivir más de 70 años.

Inseparable

Por su facilidad para reproducirse, por sus bellos e intensos colores, el inseparable de Fischer (Agapomis fischeri) es un ave muy estimada para la cría en jaula o pajarera. Algunos especialistas recomiendan tener esta cotorra únicamente por parejas, aunque recientemente se han obtenido buenos resultados de la cría en grupo. En estado natural esta especie, originaria de Tanzania, anida en los árboles de las familias de las acacias.

También te puede interesar:

Continúa leyendo