5 plantas de interior que regeneran el ambiente y el aire de tu hogar

La NASA da fe de ello.

Además de para decorar y dar vida y color a nuestro hogar, las plantas cumplen una función que a veces pasamos desapercibida: purificar el aire del ambiente. La mismísima NASA llevó a cabo un estudio en 1989 que exponía cuáles eran las más idóneas para tal fin. La investigación tomaba en cuenta diversos contaminantes que están en el aire, las características de las plantas, y la facilidad para comprarlas en el mercado.

plantas
Gtres

Los contaminantes que se encargan de filtrar y a veces anular son: benceno, xileno, amoníaco, tricloroetileno y formaldehído, según relata la NASA. Y no te lo pierdas, porque las plantas de interior pueden influir hasta en nuestro estado de ánimo, mejorar el ánimo, reducir el ruido, favorecer el clima de trabajo, etc. Dentro del amplísimo abanico que podemos encontrar, hay cinco que son mucho mejor que el resto.

Potus. Es la más fácil de cultivar porque apenas necesita cuidados. Tolera casi todas las condiciones del hogar y de la oficina. Su punto fuerte es la eliminación del formaldehído por lo que viene muy bien para habitaciones recién pintadas o amuebladas.

Lengua de suegra. El nombre tiene su guasa, sí, pero nada más lejos de la realidad. Esta planta es muy usada en la decoración de interiores y se usa para eliminar el benceno, xileno y tolueno, tricloroetileno y formaldehído

Cinta. Ideal para sitios en los que se va a reunir mucha gente y el ambiente va a estar muy cargado, ya que filtran el 96 % del monóxido de carbono, xileno y formaldehido. Son muy fáciles de mantener y sobreviven en ambientes de 13-24 grados

Ficus. Es sin lugar a dudas una de las plantas más usadas por todos. Es aconsejable para lugares cerrados. No requiere de muchos cuidados y, además, decora. Soporta condiciones de luz tenue y temperaturas frías.

Palmera china. Esta planta es genial para eliminar del aire formaldehído, xileno y amoníaco. Eso sí, tendrás que tener espacio porque llegan a crecer hasta 3 metros.

Continúa leyendo