5 trucos para ahorrar energía en casa sin pasar frío

Mantén tu casa cálida con el mínimo consumo de calefacción.

El frío ha llegado de manera implacable y lo hace para quedarse. Para salir a la calle necesitamos ir muy bien abrigados, y en nuestras casas comenzamos a notar cómo atraviesa las paredes y se nos cuela en los huesos. Lo que a lo mejor desconocías es que podemos enfrentarnos a él sin necesidad de poner la calefacción. Y es que eso es lo que sostiene un informe realizado por el Instituto de Diversificación y Ahorro Energético (IDAE), en el que se refleja que el uso de la estufa o el brasero eléctrico supone el 46% del consumo energético de los hogares españoles.

Algunos expertos creen que la clave está en la energía solar y en guardar el calor para que no salga de nuestra casa. Eso se consigue teniendo un hogar bien aislado de la calle. Pero ¿qué pasa con aquellos que no tienen chimenea, calefacción o que simplemente no quieren encenderlos? Te damos cinco consejos prácticos para ahorrar energía sin pasar frío en el intento.

frío
Gtres

Cerrar puertas. Es importante zonificar la vivienda para que se mantenga el calor por todos los rincones posibles. Si nos acostumbramos a cerrar las puertas de los lugares en los que no estemos, conseguiremos crear pequeños aportes de calor.

Dejar pasar el sol. Durante el día deja que el sol entre por tu ventana y no le pongas obstáculos. Es la principal y más económica vía de calor. Cuando se ponga, haz el proceso contrario y echa las persianas y las cortinas para evitar que se vaya y que entre frío.

Alfombras. Al ser aislantes logran conservar temperaturas altas para combatir el frío. Y, además, hacen las veces de elemento decorativo.

Cinta adhesiva. La corriente es un gran enemigo y es la que nos deja tiritando. Tapa las fisuras de las puertas y ventanas con ella y conseguirás ventanas evitar la circulación de aire de una estancia más cálida a otra más fría.

El clásico. Que nunca falte una manta (o varias) en tu casa. Si es de lana o de franela, mucho mejor, porque aíslan térmicamente.

Continúa leyendo