Ambientadores naturales y ecológicos para tu hogar

Un aroma fresco y limpio es parte esencial de un hogar acogedor. Si no quieres para tu casa olores artificiales, elabora tus propios ambientadores naturales utilizando aceites esenciales y hierbas aromáticas.

Un aroma fresco y limpio es parte esencial de un hogar acogedor. Si no quieres para tu casa olores artificiales, elabora tus propios ambientadores naturales utilizando aceites esenciales y hierbas aromáticas.

 

¿Qué necesitas?

Los ingredientes básicos son distintos aceites esenciales, que están a la venta en herbolarios y también en muchas tiendas online, y vodka o alcohol de perfumería. Necesitarás agua y un pulverizador de 500 ml de capacidad.

Una técnica simple

Así se elabora un ambientador ecológico: mezcla en el pulverizador una cucharadita de alcohol con la cantidad necesaria de aceites esenciales y agita bien. Completa con agua, vuelve a agitar y rocía el aire. ¡Ya está! Procura no aplicarlo sobre telas o superficies de madera.

Tres aromas clásicos

1. De lavanda y cítricos. La lavanda es un magnífico ambientador. Prueba esta mezcla y disfruta de una atmósfera refrescante y muy suave. Necesitas una cucharadita de vodka, 15 gotas de aceite esencial de lavanda, 10 gotas de aceite esencial de pomelo y 500 ml de agua.

 

2. Ambientador de pino. Esta mezcla de aceites esenciales crea un agradable aroma a bosque. Necesitas una cucharadita de vodka, 10 gotas de aceite esencial de sándalo, 10 gotas de aceite esencial de pino, 10 gotas de aceite esencial de junípero, 500 ml de agua.

 

3. Una mezcla antiséptica. Utiliza esta combinación sobre todo si en casa alguien tiene gripe o un simple resfriado: los aceites esenciales de junípero, eucalipto y lavanda poseen propiedades antimicrobianas. Necesitas una cucharadita de vodka, 20 gotas de aceite esencial de junípero, 20 gotas de aceite esencial de eucalipto, 20 gotas de aceite esencial de lavanda, 500 ml de agua.

Además, si tienes chimenea…

…perfuma la habitación dejando caer una o dos gotas del aceite esencial que prefieras sobre cada leño que eches al fuego. Te recomendamos el de cedro, junípero o canela. Y también si añades hojas de romero, salvia o lavanda recién cortados a los leños y las brasas de la chimenea el ambiente se llenará de un especial aroma a bosque. ¡Perfecto en el  invierno!.

Dos en uno

Humidificar el ambiente y añadirle tu olor especial a la vez es así de sencillo: coloca un recipiente con agua y un par de gotas de algún aceite esencial que te agrade sobre un radiador encendido. Producirá humedad y una agradable fragancia.

¡No más olores en la cocina!

Al cocinar se desprenden a veces desagradables olores, sobre todo con el pescado y ciertas verduras. Para combatirlos y refrescar el ambiente, echa unas cuantas rodajas de limón o naranja en una olla junto con tres tazas de agua.

 

Deja que hierva sin tapa, a fuego lento, durante 30 minutos. Puedes además añadir unos palitos de canela o unos cuantos clavos de olor si te gustan los aromas especiados y exóticos.

Continúa leyendo