Bebés y mascotas, juntos y revueltos (sin miedo)

La llegada de un bebé a casa es una alegría, también para tu perro. Con pequeños consejos en el aseo de tu mascota, su relación será, además de especial, lo más segura e higiénica posible.

En cuanto a los cuidados de un bebé, sabemos que toda precaución es poca, especialmente cuando se trata de su salud. Para ello, procura que el animal esté bien desparasitado y con su calendario de vacunas al día y evita que tenga contacto directo con el bebé en sus primeras semanas, ya que como recién nacido podría presentar alguna reacción alérgica al pelo del perro. Pasados unos días, no te preocupes porque comparta espacio con tu perro, porque con algunas rutinas de limpieza, el contacto que tengan será libre de todo peligro.

Los productos Menforsan te ayudan a mantener la higiene de cualquier parte del cuerpo de tu mascota sin que tengas que bañarlo, para que te sientas segura de que si existe contacto directo entre tu perro y tu bebé sea lo más higiénico posible.

También te puede interesar:

Limpiador facial

Los perros utilizan el hocico para descubrir y olfatear el mundo, y lo mismo hacen con los bebés. Al ser la parte que va a estar más directamente en contacto con la criatura, este limpiador es ideal para higienizarla, sin necesidad de utilización de agua.

Elimina todo rastro de suciedad y proporciona una limpieza completa, dejando la zona suave y sin gérmenes.

Toallitas higiénicas

Gracias a su contenido en tensioactivos limpiadores suaves, con ellas podrás eliminar cualquier rastro de suciedad que traiga tu perro de los paseos por la calle, sin necesidad de que pase por la bañera. Además, proporcionan brillo y suavidad.

Espuma con aloe vera

Este producto permite realizar una limpieza frecuente en cualquier parte del cuerpo de tu mascota y no precisa utilización de agua. El aloe vera hidrata, calma y repara, así como dota de brillo y suavidad el pelaje y facilita su peinado.

CONTINÚA LEYENDO