Claves para elegir el colchón que mejor te va

Hay tanta variedad de materiales que saber cuál es colchón que nos conviene puede parecer complicado. Aquí están sus características. Te ayudamos a elegir el mejor colchón.

Con muelles

Este tipo de colchón proporciona una ventilación excelente y distribuye el peso de manera uniforme para que no haya tensión en ninguna parte del cuerpo. Es más fresco, ya que la superficie de contacto con el cuerpo es menor y la sensación de calor disminuye.

De espuma viscoelástica

Estos colchones son muy sensibles a la temperatura y al peso. Se amoldan a la forma y peso del cuerpo y la cabeza, distribuyendo perfectamente la tensión. Así, nos movemos menos y descansamos mejor. Destacan por sus propiedades ergonómicas.

Látex: flexible y resistente

Ofrece un soporte preciso en todo el cuerpo, favorece la circulación del aire y elimina la humedad. Como sirve para que no haya exceso de presión en el cuerpo, mejora la circulación sanguínea y ayuda a la relajación.

Espuma de poliuretano

La más económica,  la más conocida y la que peor fama tiene porque tiende a hundirse, aunque no tiene por qué ser de mala calidad. Hoy hay muchos tipos, calidades y durezas. Existen espumas de alta densidad, llamadas HR (high resilence) con gran resistencia al hundimiento, duraderas y con un resultado tan bueno como los soportes de muelles.

Colchones de otro tipo

También los hay de otros materiales: de agua, inflables o futones. Estos últimos suelen ser poco mullidos y los inflables y de agua, poco saludables para la espalda por su escasa firmeza.

Consejos de compra

Al ir a comprar un colchón nuevo hay que tener claro que debe ser saludable, cómodo y de buena calidad. No hay que dejarse llevar por las recomendaciones de los demás: las necesidades para el descanso son distintas para cada persona. Los vendedores recomiendan decidirse por el tamaño más grande que permitan las dimensiones del dormitorio (se duerme más a gusto cuando se tiene más espacio) y también aconsejan desconfiar de las gangas. El precio de un buen colchón puede parecer caro, pero es una inversión en salud y a largo plazo.

También te puede interesar:

Continúa leyendo