Claves para elegir tu tarima ideal

A la hora de poner un suelo de madera, debes tener en cuenta muchos factores para decidirte por el que mejor se adapte a tus necesidades y a tu presupuesto. Aquí tienes todas las claves.

A la hora de poner un suelo de madera, debes tener en cuenta muchos factores para decidirte por el que mejor se adapte a tus necesidades y a tu presupuesto. Aquí tienes todas las claves.

 

De madera natural

 

Es la opción más resistente y la que proporciona mayor durabilidad y confort. La madera natural es un suelo muy cálido ya que es el mejor aislante térmico. Es higiénico ya que no acumula ácaros de polvo ni otros elementos que provoquen alergias, y más duradera: según su grosor, admite acuchillados para dejarla como nueva.

 

Existen dos tipos de madera natural:

 

1. Parqué multicapa. Incluye, además de la madera, otras capas de diversos materiales que sirven de soporte a la madera natural.

 

2. Parqué macizo. Fabricado exclusivamente con madera natural, por lo que su precio es mayor. El precio, cuanta más cantidad de madera tengan las láminas, más caro será el suelo. Instalación: un parqué tradicional requiere obra, generalmente mediante pegado o clavado.

 

Vinílico

 

Es un pavimento de pvc, cómodo y de fácil instalación. Es la opción más económica. No requiere obra y se adhiere a cualquier superficie lisa. es resistente al agua y al desgaste. según su grosor y el uso que se le dé, puede llegar a durar años. se limpia fácilmente con agua y detergente.   Existen dos clases según el formato en que se presente, losetas y lamas.

 

Al tratarse de un material delgado, debe colocarse sobre un suelo perfectamente liso o resaltará las imperfecciones del suelo anterior. Ofrece menos resistencia que otros materiales, por lo que se daña más fácilmente.

Laminado

 

Son láminas de madera prensada y fibra de resina.  Lo que destaca de este tipo de suelo es la realista imitación de los diferentes tipos de madera natural que ofrece. Todos incorporan el sistema de clic para su instalación. Ofrecen un alto nivel de resistencia a los golpes. Permiten disfrutar de la calidez de la madera a un precio muy asequible.

 

A diferencia de la madera, que puede acuchillarse y barnizarse, y de los suelos vinílicos, que se pueden retirar, los laminados tienen una durabilidad menor.

 

Lo último y más novedoso que ha aparecido en el mercado es el parqué cerámico:

 

¿Qué es? Un revestimiento cerámico que imita a la madera con tanto realismo que apenas se diferencia de ella.

 

Ventajas. Más resistente que la madera al agua, al calor, al fuego y a los productos de limpieza o los golpes. No requiere mantenimiento ni se altera su color.  

 

Inconvenientes. Su precio es elevado y su colocación requiere obra, al igual que la madera, pero no ofrece la misma calidez ni el mismo tacto.

Continúa leyendo