Cómo ahorrar con una limpieza del hogar ecológica

Un hogar limpio es un hogar sano. Te ofrecemos alternativas naturales a los productos químicos habituales. ¡Apuesta por productos naturales o limpiadores ecológicos!

Un hogar limpio es un hogar sano. Te ofrecemos alternativas naturales a los productos químicos habituales con recetas muy sencillas para que los elabores tú misma y además ahorres algo de dinero.

Desatascador natural

Aplica una vez al mes esta fórmula para mantener tu fregadero limpio y sin residuos de jabón y grasa que puedan atascarlo.

Necesitas 60 g de bicarbonato, 110 g de sal y 125 ml de vinagre blanco. Vierte el bicarbonato, luego la sal y, por último, el vinagre por el desagüe y la cañería. Espera 15 minutos y vierte una tetera de agua hirviendo. Ten cuidado porque el vapor podría quemarte.

Cristales relucientes

La combinación del vinagre blanco y el agua es un eficaz (y económico) limpiador para los cristales y las ventanas. Añade un par de gotas de aceite esencial del aroma que prefieras y así, además, perfumas el ambiente.

Mezcla 170 ml de agua,90 ml de vinagre blanco y 2 gotas de aceite esencial en un pulverizador y agita para que se mezclen. Rocía los cristales y pasa un trapo que no suelte pelusa.

Limpieza de superficies

Casi todas las superficies pueden limpiarse fácilmente con ingredientes como vinagre, limón, jabón líquido natural… Jabón antiséptico. Los aceites esenciales de lavanda, eucalipto o limón son antimicrobianos naturales, así que con esta preparación limpias y desinfectas. Mezcla en un pulverizador 250 ml de jabón natural, 30 gotas de aceite esencial de lavanda, 20 de aceite esencial de eucalipto y 10 de aceite esencial de limón.

Ropa más que blanca

Introduce en la lavadora, junto a tu ropa blanca, un limón partido en trozos dentro de una bolsa de tela y sorpréndete con el resultado. ¡Fácil! Puedes ver más en nuestro artículo "Ropa aún más blanca".

Dos en uno: ambientador y humidificador

Coloca un recipiente con agua y un par de gotas de algún aceite esencial sobre un radiador, para humedecer el ambiente y perfumar la habitación y no gastes más en ambientadores.

El cuidado de los muebles

Con ingredientes sencillos que seguro que tienes ya en casa se pueden elaborar magníficos abrillantadores y limpiadores de muebles. Haz la prueba.

Abrillantador. El aceite de oliva es un excelente protector de la madera y el aceite de limón la limpia y deja un aroma muy fresco. Necesitas 125 ml de aceite de oliva y ¼ de una cucharadita de aceite esencial de limón. Mézclalo en un frasco de vidrio y agita. Humedece un trapo de algodón y frota suavemente.

Nuez contra los cercos. Para acabar con los cercos que se quedan marcados sobre la mesa los vasos, frótalos con media nuez cruda y verás cómo van desapareciendo.

Desinfectar el baño

Un estupendo desinfectante casero para el baño se consigue al mezclar 125 ml de agua destilada con 15 gotas de aceite esencial de árbol de té, que es un magnífico antiséptico. Rocía con esta solución los sanitarios, deja que actúe unos minutos y aclara con agua tibia.

Horno impecable sin tóxicos

Rocía agua tibia en el horno y espolvorea una fina capa de bicarbonato. Vuelve a rociar con agua y deja que la mezcla actúe durante toda una noche. Al día siguiente, frota con un estropajo de aluminio y aclara con agua.

Continúa leyendo