Cómo convivir con un gato adulto

¿Se adaptará fácilmente a las normas de la casa? ¿Será tan adorable como un gatito pequeño? Claro que sí, pero tienes que dedicarle tiempo y cariño.

Cómo convivir con un gato adulto

¿Se adaptará fácilmente a las normas de la casa? ¿Será tan adorable como un gatito pequeño? Claro que sí, pero tienes que dedicarle tiempo y cariño.

 

Por lo general, es bastante más fácil llevarse bien con un cachorro que con un gato adulto (incluso en el caso de ejemplares de raza) porque los gatitos se adaptan enseguida a la nueva situación.

 

Lo primero es ganarte su confianza

 

La adquisición de un gato adulto es ya una cuestión diferente. Si es de raza o se trata de un gato que no ha vivido en la calle, bastará con darle tiempo para que se habitúe a la nueva casa y al nuevo amo.

 

En esta primera etapa, es importante no forzarlo a que nos conceda una confianza que el animal deberá otorgarnos espontáneamente.

 

Por supuesto, no hay que esperar una adaptación inmediata y total, sobre todo si se trata de ejemplares que han tenido tristes experiencias anteriores.

 

Enséñale su territorio

 

Aprovecha un fin de semana o unos días de vacaciones para poder observar las reacciones del gato y permitirle familiarizarse, bajo tu vigilancia, con su nuevo universo.

Muéstrale su rincón para dormir y para comer y los lugares que le están permitidos.

Si piensas prohibirle el acceso a alguna habitación, ciérrala desde el primer día. Si hay niños pequeños en casa, conviene explicarles antes la necesidad de respetar al gato para que pueda conocer y adaptarse a su nuevo hogar sin sobresaltos.

Así ganará poco a poco la confianza que necesita y no habrá futuros problemas de convivencia.

 

Puntos clave

 

1 - Antes de decidirte a adoptar un gato adulto, es preferible conocer el carácter del animal y valorar las posibilidades reales de tenerlo junto a nosotros mientras viva.

 

2 - Si el gato viene de un centro de acogida, verifica que el lugar está limpio y que ha tenido un seguimiento veterinario.

 

3 - Pide una ficha de identidad donde se consignen sus características físicas, enfermedades, edad y carácter.

 

4 - Además, puedes preguntar si el gato se lleva bien con los niños, si le gusta estar solo, etc.

 

5 - Sea cual sea la procedencia de tu gato (particular, abandonado, de un centro de acogida, de una tienda), es fundamental llevarle al veterinario para que le haga una revisión general.

Etiquetas: Mascotas

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS