Cómo cuidar a tu hámster

Para que viva sana y feliz, tu mascota solo necesita una casa a su medida y tu cariño.

Para que viva sana y feliz, tu mascota solo necesita una casa a su medida y tu cariño.

 

Dieta equilibrada

 

La alimentación del hámster requiere un consumo equilibrado de los nutrientes básicos: proteínas, azúcares, grasas, minerales, vitaminas y agua. En las tiendas especializadas se pueden encontrar surtidos especiales de semillas que le proporcionarán una correcta dosis de calorías. Solamente las hembras embarazadas necesitarán algún aporte complementario.

 

 

 

Hogar confortable

 

Para acomodar a tu hámster es fundamental encontrar un lugar tranquilo y alejado de las corrientes de aire, ya que es un animal bastante delicado y, si estuviese demasiado próximo, por ejemplo, a una puerta mal cerrada, podría coger una pulmonía. Su jaula tampoco debe estar frente a una ventana o en una zona muy soleada, pues las temperaturas altas podrían causarle un golpe de calor.

 

Jaula y accesorios

 

Las dimensiones mínimas de la jaula para que tu hámster tenga un espacio vital suficiente, son de 60x30x40 cm. Además, la jaula ideal, deberá estar provista de varios accesorios que alivien el aburrimiento del animal, como pueden ser escaleras y ruedas. Por otro lado, en la jaula deben poderse alojar más de uno; las más pequeñas solo resultarán útiles para realizar un viaje temporal o para instalar a un animal durante un período de cuarentena.

 

Un rincón de juego

 

Los hámster, como la mayoría de los roedores, son muy activos y necesitan un lugar donde moverse a sus anchas. Entre los juguetes que existen, los más conocidos son la rueda y los cilindros de diversos tamaños, con un diámetro de 4 a 5 cm y que se sitúan en el fondo de la jaula. Tampoco debe faltarle un trozo de madera seca y dura que le servirá para pulirse los dientes y evitar de esta forma que roa los barrotes.

Continúa leyendo