¿Cómo cuidar el jazmín?

Lo mejor de esta flor es su maravilloso aroma, que perdura mucho tiempo después de cortarse.

Lo mejor de esta flor es su maravilloso aroma, que perdura mucho tiempo después de cortarse.

 

Los jazmines florecen en invierno o en primavera, y se caracterizan por sus flores blancas, con cinco pétalos soldados en la base, formando un tubo. En el sur de España se confeccionan pompones y ramilletes cosiendo las flores cortadas por la base del tubo.


Descripción

Las ramas son de color verde muy oscuro, con hojas compuestas de superficie muy brillante. En zonas de climas templados se cultivan al aire libre, y pueden alcanzar gran tamaño, pero en el resto de los sitios hay que tratarlas siempre como plantas de interior.


Cuidados

Con las plantas de floración invernal se deben realizar los trasplantes en otoño, seguidos de una poda de rejuvenecimiento. En invierno deberán mantenerse en un sitio fresco, en torno a los 15º C, de lo contrario no conseguirás flores. Necesitan humedad constante, que se debe mantener con riegos frecuentes, para que no le falte agua, pero tampoco se empape la tierra.

Nuestros consejos

- Es conveniente pulverizar sus hojas de vez en cuando, pero nunca las flores, porque pueden estropearse.
Se reproducen muy bien por esquejes, aunque hay que usar hormonas de enraizamiento y proporcionarles un ambiente cálido y húmedo.

 

- Cuando trasplantes jazmines, no dejes de ponerles unas cañas de bambú, así podrás mantener las plantas erguidas.

 

- Es importante que la tierra no se seque nunca.

 

 - Necesitan luz abundante, pero no sol directo.

 

- Con temperatura frescas dan más flores.

 

- Asegúrate de que tienen un buen drenaje.

Continúa leyendo