Cómo decorar, según tu estilo, la mesa de Navidad

Si estas Navidades te ha tocado hacer de anfitriona, aquí tienes las mejores ideas para vestir la mesa y sorprender a tus invitados, por pocos que sean.

Dicen que alrededor de las mesas pasan las mejores cosas y, en época navideña, esta se convierte en el centro de todas las reuniones. ¿Ya sabes cómo decorarla? Las flores, las velas, las guirnaldas y cómo no, los adornos de Navidad no pueden faltar a la hora de vestir la mesa. 

La ornamentación floral aporta elegancia, mientras que con los detalles luminosos conseguirás una mayor calidez. Elige la mantelería, la vajilla o los centros de mesa según tu estilo y presta mucha atención a las combinaciones cromáticas y a esos detalles que marcan la diferencia. Si necesitas ayuda, inspírate en estas propuestas y sorprende estas Navidades. 

Claves a tener en cuenta:

  1. Elige un color predominante. Para evitar el caos y mantener la elegancia, opta por un color dominante (el de la mantelería) y juega con otras tonalidades complementarias (para los accesorios).
  2. No sobrecargues la mesa. Si colocas un camino de mesa en el que distribuir la decoración, conseguirás mantener el orden. 
  3. Coloca un centro de mesa e ilumínalo. Aportará un toque muy especial. Evita que sea muy alto y grande, para que tus invitados puedan verse bien las caras. 
  4. Sí a los elementos naturales. Son grandes aliados para dar un toque de frescura a la mesa. 

Elegante

Los dorados son los aliados para vestir con elegancia la mesa. Sin embargo, hay que usarlos en su justa medida, para evitar una decoración muy sobrecargada. Lo más recomendable es apostar por una mantelería blanca o de tonos neutros, como el crema, y jugar con una vajilla que incorpore toques dorados. Puedes sorprender con platos con estampados muy discretos, con una cubertería dorada...

Consejo: Si quieres evitar una mesa demasiado ostentosa, combina el metalizado con otros materiales más naturales, como la rafia o el lino. Este contrapunto es muy estiloso. 

Tradicional

El rojo y el verde son los colores por excelencia para vestir la mesa en Navidad. Aportan calidez y mucha magia. Es el estilo más clásico e incorpora estampados de Santa Claus, renos, copos de nieve, cuadros... Eso sí, modera tus ganas de Navidad y opta por el menos es más. Si eliges una mantelería estampada, controla los detalles decorativos de la mesa y apuesta por una vajilla, preferiblemente, en blanco y lisa. Si prefieres una mantelería lisa, entonces tienes más libertad para jugar con una vajilla y una decoración más divertida.

Consejo: “Si tienes una mesa redonda o pequeña, coloca en el centro una bonita corona. Elígela según el estilo de tu mesa: tradicional, para una mesa donde domina el rojo; dorada, para las más clásicas; con verde, para un aire rústico; o de flores, para las más modernas”, sugiere Westwing.

Rústico

Los colores y materiales naturales son el punto de partida de este estilo de decoración más informal, pero muy cálida. La rafia, la madera, el yute, el lino... así como los tonos tierra son los protagonistas. Apuesta por una vajilla de diseño ligero y, si es en blanco, mejor. Los colores más terrenales siempre son bienvenidos. Si quieres un toque de color, recurre al rojo, para dar un punto de contraste muy navideño y no olvides utilizar elementos naturales como ramas.

Consejo: Para mesas rectangulares y grandes, puedes poner una gran guirnalda verde en el centro y colocar en ella pequeñas velas. Eso sí, es mejor que no sean perfumadas, ya que su aroma interferiría en el de la comida

Continúa leyendo