Cómo enseñar a jugar a tu perro

Desde que es un cachorro, conviene establecer unas normas de conducta para que aprenda a divertirse.

Desde que es un cachorro, conviene establecer unas normas de conducta para que aprenda a divertirse.

 

Para empezar

No es conveniente controlar excesivamente el juego y atosigarle con normas, pero tu perro debe comprender desde muy pequeño, que morder no forma parte de él.

Cuando juegues con el cachorro y quiera morder tu mano, cierra el puño, manteniéndolo inmóvil, y procura que se distraiga con otra cosa.
Pronto aprenderá que es más interesante jugar con los juguetes que morder.

Los ratos de entretenimiento deben ser divertidos también para ti.

 

Lenguaje de gestos

Tu mascota dispone de un amplio abanico de actitudes y gestos cuando quiere jugar:

- Moverá la cola con frecuencia, demostrando así su estado de alegría y excitación.

- Llamará tu atención agachando la cabeza con las patas delanteras extendidas, la grupa levantada y las orejas y la cola alzadas.

- Si es cachorro, recurrirá a una pelota o a un hueso con el que escapará corriendo con el fin de ‘desafiarte’.

Materiales adecuados

El juguete no sólo es útil para entretener al perro, también le ayuda a mantener su dentadura en perfecto estado, ya que contribuye a reforzar la musculatura de su boca y a eliminar el sarro.

 

Antes de facilitarle un juguete, deberás vigilar el material con el que está fabricado (el plástico y otros productos artificiales pueden ser peligrosos).

 

Los materiales más adecuados son la goma compacta y la piel de búfalo.

 

Dos juegos muy divertidos

 

1 - Persecución y caza de piezas.

 

- Es un juego muy placentero para el perro, que disfruta corriendo tras un juguete que tú lanzas lo más lejos posible.

 

- Es muy útil para que tu mascota aprenda a buscar un objeto, llevarlo a su amo y dejarlo en sus manos.

 

- Resulta perfecto para practicar con las razas de pastores, de caza y los podencos.

 

2 - Tira y afloja.

 

- Con este tipo de juegos, el cachorro debe aprender a dejar de tirar y soltar la cuerda cuando se le ordena.

 

- Es un entretenimiento muy apropiado, sobre todo, para los perros guardianes.

Continúa leyendo