Cómo hacer masa madre

Realiza tus propios panes. Si dominas la técnica de la masa madre, el resto de su elaboración te resultará facilísima.

Harina, agua y una temperatura ambiente de entre 20 y 29 ºC. Unos ingredientes básicos pero que llevan de cabeza a más de uno cuando se trata de elaborar una masa madre. Mezcla 3/4 de una taza de harina con 1/2 de agua  en un recipiente. Asegúrate de que el contenedor sea de aproximadamente 2 litros para evitar que la masa se desborde cuando crezca. Tapa el recipiente con un trapo limpio o papel de cocina y déjalo reposar a temperatura ambiente durante 24 horas. Pasado este tiempo (y cuando veas unas burbujas), vuelve a echar las mismas cantidades de agua y harina que en el paso anterior, vuelve a esperar un día y ya estará lista. Para no fallar, sigue estos cuatro consejos.

Dale su tiempo

Las prisas se convertirán en tu peor enemigo si quieres que el pan te quede esponjoso y sabroso. La masa madre fermenta en varios días y la mezcla final del pan puede tardar varias horas en subir.

No desesperes si no te sale a la primera

Como ocurre también con el tiempo de cocción de un bizcocho, cogerle el punto a la elaboración de la masa madre requiere práctica. Es normal que a la primera no des con la combinación perfecta de los ingredientes, sus cantidades y el tiempo de espera.

Los ingredientes adecuados

Utilizar una harina correcta propiciará una buena fermentación. La integral orgánica, el trigo y el centeno funcionan mejor porque estos granos contienen suficientes esporas de levadura para facilitar el crecimiento de la masa. Asegúrate también de que el agua que eches no contenga mucho cloro; si dudas, vierte agua mineral.

Un correcto amasado

Una vez realizada la masa, y antes de mezclarla con el resto de los ingredientes de la receta que vayamos a realizar, se debe amasar con la mano durante 15 o 20 minutos en intervalos de 5 minutos y tomando descansos en el medio. Es aconsejable no utilizar un mezclador ya que puede calentar la masa demasiado y evitar que se active el gluten en la harina con eficacia. Si la masa se rompe al estirarla, significa que hay que continuar amasándola un poco más.

También te puede interesar:
Macarena

Macarena Orte

Continúa leyendo