Cómo reciclar el aceite de cocina

El aceite de cocina usado es un residuo muy perjudicial para el medio ambiente: cada litro que se vierte por el desagüe del fregadero contamina hasta 1.000 litros de agua. ¡Recíclalo correctamente!

El aceite de cocina usado es un residuo muy perjudicial para el medio ambiente: cada litro que se vierte por el desagüe del fregadero contamina hasta 1.000 litros de agua. ¡Recíclalo correctamente!

 

La mayoría del aceite que se utiliza en los hogares para guisar (aproximadamente dos tercios) acaba vertido por el desagüe, porque no tenemos muy claro qué hacer con él una vez que ya no podemos reutilizarlo. Ese gesto contamina y tiene graves consecuencias.

Razones para reciclarlo 

Una vez que el aceite se ha vertido por el fregadero comienzan los problemas: se solidifica y provoca obstrucciones en las cañerías y también en el alcantarillado de las ciudades, produciendo malos olores y plagas y bloqueando el flujo de las aguas que terminan en nuestros ríos y mares.

 

El aceite, como es más denso que el agua, forma una capa superficial que dificulta su oxigenación y el paso de la luz, lo que altera los ecosistemas acuáticos y pone en peligro a muchas especies de animales y plantas.

 

Ese gesto además provoca elevados costes en el tratamiento de las aguas, llegando a multiplicar por 10 dicho gasto, ya que resulta muy difícil separar el aceite de las aguas residuales.

¿Qué debemos hacer? 

La opción más sencilla consiste en almacenar correctamente el aceite usado y llevarlo a un punto limpio para que se proceda a su reciclaje y se convierta en combustible biodiésel, por ejemplo. Usa los propios envases de aceite, que de esta manera también terminan reciclándose. Por otro lado, muchos ayuntamientos han iniciado campañas de sensibilización y reparten embudos y envases especiales para facilitar su recogida, y otros cuentan ya con contenedores especiales en las calles, como los que existen para el vidrio o el papel. Entra en www.reciclemos elaceite.org: podrás encontrar un localizador de puntos de recogida cercanos a tu domicilio.

El último recurso 

En caso de no tener cerca contenedores o puntos de recogida, utiliza los productos que existen para solidificar el aceite (en grandes superficies) y poder tirarlo a la basura: así será más fácil que termine en la planta de reciclaje correcta.

Continúa leyendo