Consejos para proteger a tu perro del frío

Prepara a tu mascota para que pueda afrontar las bajas temperaturas en plena forma sin que éstas le afecten. Toma nota de estos consejos.

El perro es, por regla general, menos sensible al frío que nosotros. Su pelaje constituye un excelente aislante térmico contra las variaciones de temperatura.
Sin embargo, algunas pieles son menos protectoras que otras, y es evidente que las razas pequeñas de pelo corto son más frioleras que las que disponen de un grueso ‘abrigo’.

Por otro lado, los cuerpos de los perros pequeños, al estar más cerca del suelo, sufren algo más los efectos de la humedad, las heladas y la nieve.

Abrigar a los más pequeños

- Cuando la temperatura exterior desciende por debajo de 5ºC es aconsejable que nuestro perro lleve puesto un abrigo, sobre todo si se trata de una raza pequeña. Esta recomendación también es válida para los cachorros que tienen menos de seis meses y para los perros viejos que sufren artrosis, particularmente dolorosa cuando el tiempo es húmedo.

- Si el perro ha chapoteado en los charcos o se he revolcado en la nieve, conviene secarlo bien a la vuelta con un secador de pelo o una toalla esponjosa, para evitar el olor del pelo mojado y para impedir irritaciones cutáneas e incluso alteraciones digestivas (diarrea) o respiratorias (bronquitis). Insiste especialmente en el vientre y debajo de las patas.

- Cuando se produzca una nevada, recuerda que la sal que se hecha al suelo irrita los cojinetes plantares y provoca dolorosas grietas. Para evitarlo, aclara las patas con abundante agua tibia y luego sécaselas con una toalla suave. Si los cojinetes están resecos o presentan rozaduras, úntalos con algo de grasa.

Atención a la dieta

Si tu perro es un adicto a la siesta junto a la chimenea, no hay razón para sobrealimentarlo en invierno, más bien al contrario. Consumirá menos energía que en verano, cuando da largos paseos.
Pero un perro de caza que corre en la nieve o un guardián que duerme fuera necesita una dieta energética.

Ten cuidado en la montaña

- Evita dar grandes paseos con tu mascota en las zonas de alta montaña. Al principio es conveniente acostumbrar al perro a la altitud.

- No dejes que trague nieve, ya que puede provocarle diarrea y alteraciones de estómago.

- Cuidado con las exposiciones al sol. La reverberación de la nieve puede provocar lesiones graves en su córnea. Además las razas de nariz rosa y orejas delicadas se queman con bastante facilidad.

Continúa leyendo