Patrocinado

Cuida la piel de tu mascota

Picor, enrojecimiento, eccemas y heridas e infecciones a causa del rascado excesivo. Los problemas cutáneos se han vuelto frecuentes en la piel de las mascotas. No los ignores.

El cuerpo de los animales, al igual que ocurre con el nuestro, reacciona ante elementos externos que interpreta como nocivos, y es en su piel donde se ven los signos de esta reacción.

Las alergias pueden darse por picadura de insecto, por ingerir un alimento o por sustancias a las que su organismo reacciona inmunitariamente, como sucede con los caros
del polvo o el polen, por ejemplo. En el caso de las alergias alimentarias, aunque sus principales problemas son digestivos, también pueden generar síntomas dermatológicos.

Por su parte, en las alergias ambientales a elementos externos, los inconvenientes sí son dermatológicos: prurito o picor, irritación, enrojecimiento… Esto se debe a la hipersensibilidad a un alérgeno. No hay que perder de vista que estas mascotas pasan la mayor parte del tiempo dentro de casa, por lo que el polen, las gramíneas u otras plantas pueden afectar a su piel. 

De igual modo, se dan afecciones por bacterias, hongos, levaduras o parásitos, como la sarna sarcóptica, la demodicosis y la temida leishmaniosis.

Qué puedes hacer

Para su tratamiento, lo primero es descartar la existencia de parásitos, como las pulgas o ciertos tipos de ácaros. También hay que revisar si hay infecciones y, de ser así, tratarlas. Además, con solo bañar a tu perro o gato, se reducirán mucho los alérgenos, bacterias y levaduras, así como la inflamación y el prurito. Para ello, utiliza un champú específico Menforsan para perros y gatos, con emolientes y humectantes, ya que su piel estará deshidratada.

De igual modo, los ácidos grasos omega 3 del salmón son buenos para tu mascota. Menforsan te ofrece un complemento nutricional para perros y gatos con extracto de bardana, sauco, avena y aceite de salmón perfecto para pieles sensibles, ya que sus ingredientes naturales optimizan la correcta nutrición de la piel, en casos de pieles atópicas, alergias o sequedad y descamación.

Continúa leyendo