Cultiva tus aromáticas en casa

Un minihuerto de plantas aromáticas en la ventana, la terraza o el jardín te puede abastecer para condimentar tus platos. ¡De la maceta a la cazuela!

Un minihuerto de plantas aromáticas en la ventana, la terraza o el jardín te puede abastecer para condimentar tus platos. ¡De la maceta a la cazuela!

 

Disponer de algunas especies aromáticas es sencillo y muy práctico. Necesitan poco espacio, mínimos cuidados y se pueden tener en maceteros dentro de la cocina. Si te apetece la idea de un minihuerto, estas son las plantas más resistentes y decorativas.

Perejil

Quizás sea la hierba que más utilices en tus platos: ¿qué mejor que tenerla siempre fresca en casa? Una maceta con tierra, unas semillas, riegos frecuentes y buenas dosis de sol es lo que necesitas. Cualquier época del año es buena para la siembra. Germina despacio, así que tal vez pasen uno o dos meses hasta que puedas ‘recolectar’. No hay que dejar nacer sus flores, córtalas cuando aparezcan.

Hierbabuena

Puedes plantar semillas en un tiesto o bien adquirir una planta en maceta y seguir cuidándola. En cualquier caso la hierbabuena se va a criar muy bien en casa; necesita luz, buena tierra y mucha humedad, así que tendrás que colocarla en un plato con agua constante y pulverizarla a menudo todos los días.

Tomillo

Se utiliza mucho en la cocina y también como remedio natural para muchas dolencias. Puedes sembrarlo en primavera o bien utilizar esquejes de otra planta. En ambos casos, coloca la maceta donde reciba la mayor cantidad de sol posible. Los riegos han de ser escasos: el exceso de humedad le perjudica seriamente. No necesita ningún tipo de abono ni fertilización.

Romero

Lo mejor es tomar esquejes de unos 8 centímetros ahora, en verano. Llena una maceta con sustrato y dispón un buen sistema de drenaje. Colócala donde reciba todo el sol posible. No lo riegues a menudo: prefiere la tierra seca. Recolecta sus tallos y hojas una vez que la planta haya crecido bastante. Despunta los tallos principales y así estimularás su crecimiento.

Albahaca

Hay que tener en cuenta que es una planta anual, así que hay que plantarla de nuevo cada año. Lo mejor será hacer semilleros y luego trasplantarlas a una jardinera. Las semillas se plantan a poca profundidad (1 cm), nunca en invierno y en tierra fresca y abonada. Deposita tres semillas en cada agujero, riega todo el semillero y colócalo donde reciba sol directo. Riega cada dos días. Las plantitas brotarán en un par de semanas y las dejaremos en el mismo lugar hasta que tengan 10 cm de altura y al menos 6 hojitas. Ya están listas para trasplantar. Riega a menudo, pero en poca cantidad.

CONTINÚA LEYENDO