Vídeo de la semana

Errores que cometes con la olla exprés que se cargan el plato

Es el utensilio de cocina favorito de las personas que no tienen tiempo y quieren comer casero, pero es importante conocerla para sacarla el máximo partido con seguridad.

Olla exprés
Olla exprés (Foto: iStock)

La olla exprés es una maravilla. Una vez la descubres, cuesta dedicarle a un guiso toda la mañana. Sabes que de esta última forma estará más rico, pero la relación tiempo del cocinado resultado final del plato es inmejorable, así que sale rentable renunciar a ese punto extra que el fuego lento le da a muchas recetas. En ocasiones, ni siquiera queda otra si se quiere comer casero. Pero la olla tiene sus riesgos y también sus trampas a la hora de cocinar, por lo que es fundamental aprender a usarla bien para que no cargarte el plato que vayas a cocinar.

Limpieza y mantenimiento siempre a punto

Antes incluso de enumerar los fallos más típicos durante el cocinado, hay que hablar del mantenimiento. Y es que sin unos cuidados mínimos, la olla exprés no funcionará de forma correcta. Los platos no saldrán como quieres, y encima correrás un riesgo innecesario de que la olla estalle y te dé un disgusto. Cambia las gomas cada cierto tiempo -cuanto más la uses, antes debes sustituirla-, y si ves cualquier grieta en el mango, por ejemplo, arréglalo porque, aunque no lo creas, estará influyendo en el resultado del plato.

Importante también el lavado de la olla. Hazlo a mano y a fondo, que es habitual que se queden restos de comida pegados en el fondo o en los laterales de la misma. Eso sí, evita que deje rastro también el jabón, cuyo aroma podría modificar el sabor del fondo, y cuando se busca la perfección todo afecta.

El ajuste del tiempo

olla
Olla (Foto: iStock)

En cuanto a los errores ya sí más típicos a la hora de utilizar la olla para cocinar, hay tres que son mortales de necesidad: el exceso de agua, no ajustar el tiempo de cocción a las cantidades que hayas utilizado en la receta y no bajar el fuego. La primera es fundamental por seguridad, pero también por sabor, ya que el fondo queda siempre menos concentrado de sabor.

El tiempo es básico en el caso, por ejemplo, de la legumbre, que necesitará unos minutos más de los habituales si has aumentado la cantidad que sueles utilizar en la receta en cuestión. Y, por último, no bajar el fuego cuando la olla ya está a pleno rendimiento es un error que no solo se cargará el plato, sino que también pone en riesgo la seguridad de las personas que se encuentren en la cocina mientras se esté usando la olla exprés. 

Trata correctamente los ingredientes

Menos recurrentes pero no por ello fallos menos graves son el de poner más cantidad de ingredientes de lo necesario, sobre todo si vas a usar un tamaño pequeño de olla, e intentar acortar el cocinado por el motivo que sea. Los ingredientes necesitan un tiempo mínimo de cocción y querer apagar el fuego antes de tiempo solo hará que no estén en su punto óptimo, lo que afectará de lleno al resultado final de la receta. Si son 14 minutos, son 14 minutos. No le busques vueltas intentando poner el fuego más fuerte o cualquier otro invento que no te llevará a ningún sitio que no sea el fracaso del plato. 

Y, por último, recuerda que hay recetas en las que se utiliza una carne, por ejemplo, con la intención de guisarla, pero esta requiere que la marques ligeramente previamente. No te saltes ese paso cuando utilices olla exprés para hacer dicho plato porque la olla, una vez cerrada, cuece, pero no marcará la carne. Otra cosa bien distinta es si la receta no pide ese paso o si, por la razón que sea, no quieres llevarlo a la práctica, pero no pienses que, en caso de que el plato lo requiera, omitirlo no se notará en el resultado final del plato. 

También te puede interesar:
Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo