Patrocinado

Fija la visita al veterinario en tu agenda. No te saltes su revisión

Convivir con un animal te cambia la vida. Desde que llega a casa, tu mascota ocupa parte de tu tiempo, de tu espacio, y, por supuesto, de tus preocupaciones. Y su salud es la primera.

Uno de los puntos principales que ha de tenerse muy en cuenta desde el primer momento en que un animal llega a casa es la importancia de acudir al veterinario y realizar estas revisiones con frecuencia, puesto que el asesoramiento del profesional es fundamental en el desarrollo de su vida. Es más, no pierdas de vista que los gatos son los reyes del camuflaje, y esto no solo lo hacen para jugar o estar un rato tranquilos, sino que también son capaces de ocultar los síntomas de cualquier patología hasta que la enfermedad está ya bastante avanzada. En este sentido, acudir a una revisión veterinaria para un gato no solo es importante, sino que puede ser incluso vital. La prevención y la detección precoz ayudarán ante cualquier complicación.

No valen las excusas

Hay quienes espacian o no acuden a las revisiones veterinarias por ‘evitarle un disgusto’ al animal. Estamos de acuerdo en que las visitas no son agradables para el gato, pero el posible estrés que le puede generar la visita a la clínica no puede echarte para atrás. Opta por ayudarle a normalizarlo con estos consejos:

Realiza visitas periódicas desde el principio. Además de ser crucial para su desarrollo, ayudará a eliminar el posible estrés ante lo desconocido.

El transportín, su amigo. Haz que sienta ese espacio como un lugar cómodo y seguro para él. Para conseguirlo, pon dentro una manta o algún juguete suyo, y déjalo abierto en un lugar accesible. Así, poco a poco, irá jugando y acostumbrándose a él.

Bloquea la entrada de estímulos. Los gatos son animales rutinarios y los cambios les estresan. Para que el traslado le afecte lo mínimo posible, cubre el transportín con una tela, de cara a evitarle esos estímulos estresantes.

La clínica también ayuda, así que procura escoger una clínica adaptada para gatos. Una vez allí, coloca el transportín en alto y mantenlo tapado con la tela, para que tu gato no vea a otros animales.

La vuelta a casa, tranquila. Dale su espacio y su tiempo. Si estás calmada, el gato lo percibirá.

La clave de una buena salud: la alimentación

En la actualidad, el sobrepeso es un problema real también en nuestras mascotas: afecta tanto a perros como a gatos y está provocado, fundamentalmente, por seguir unos malos hábitos.

Para evitar el sobrepeso en tu mascota, elige su alimentación en función de sus necesidades (raza, edad y si tiene algún problema de salud), controla la cantidad diaria recomendada (utiliza la báscula para ayudarte) y fomenta su actividad física. No acostumbres al animal a recibir siempre snacks como premio y evita, en cualquier caso, la sobrealimentación.

Y lo más importante: acude con frecuencia al veterinario, será quien te ofrecerá el mejor asesoramiento en cada etapa de la vida de tu mascota.