Vídeo de la semana

Las plantas en primavera. Cuidados básicos

Los meses de primavera son los ideales para preparar el jardín. ¿Qué hay que hacer con las plantas en los meses de abril, mayo y junio?

Si quieres saber qué hacer con tus plantas en primavera, aquí te mostramos las claves.

 

Abril

Césped: Resiémbralo si está deteriorado.

Siembra: Planta los bulbos de floración veraniega desde mediados de abril. Este mes es bueno para sembrar algunas hortalizas como los tomates, las zanahorias, las berenjenas o los pimientos.

Plantas: Ya puedes sacar las plantas a la terraza. Evita que les dé el sol directo hasta que se aclimaten. Corta las puntas de las plantas de interior para que crezcan más rápido.

Rosas: Córtalas según se vayan secando para que salgan más flores nuevas.

Es el mejor momento para sembrar en tu jardín las flores para el verano.

Mayo

Abonado: Abona las plantas de interior con un producto fertilizante.

Plantación: Comienza a plantar las dalias, gladiolos, begonias y lirios.

Poda: Corta todas las ramas secas o enfermas y elimina las malas hierbas que están en plena expansión.

Riego: Aumenta la frecuencia y la abundancia de los riegos, especialmente en las especies que lleven poco tiempo plantadas. Pulveriza las plantas de interior.

Siembra: Plantas anuales como el girasol, el clavel del moro, la salvia o la verdolaga.

 

Realiza tratamientos preventivos contra los insectos y los hongos.

Junio

Macetas: Remueve la tierra superior de las macetas para que penetren mejor el aire y el agua.

Bulbos: Extrae los bulbos marchitos que florecen en primavera y guárdalos en una caja con serrín.

Poda: Rebaja un poco las plantas que están demasiado grandes, como los geranios y las fucsias.

Riego: Es importante que riegues a primera hora de la mañana y cuando se esconda el sol. El calor puede quemar las plantas.

Plagas: Vigila las plagas de pulgones en todos los rosales.

Intenta cortar el césped una vez por semana o, como mucho, cada diez días.

Continúa leyendo