¿Perro con lazo amarillo? Mejor no te acerques

Conoce la iniciativa que puede ayudarte a evitar un susto

perro
Instagram: @kiczek8

Cuando los amantes de los animales vemos un perrito/gatito/hurón/loro/cerdo vietnamita/cualquier animal, nuestra primera reacción es correr para achucharlo. Seguramente sea algo que hayas hecho más de ocho millones de veces en toda tu vida, sin embargo, debes tener en cuenta que esa valentía y ese impulso puede darte un buen susto.

Ya sea por su carácter o porque simplemente no confían en nosotros porque no nos conocen, los animales -incluso a veces nuestras propias mascotas-, pueden atacarnos para darnos un aviso. Esto no significa que sean agresivas y que su objetivo sea destruirte, pero tal vez deberías tener cuidado porque ese perrito, podría no ser tan “mono” como pensabas.

Una de las últimas “modas” entre los propietarios de perros de todo el mundo, especialmente de países anglosajones, es la de atar un lazo de color amarillo a la correa o collar de sus mascotas. Y decimos “moda” entrecomillado porque en realidad no tiene nada que ver con la moda. El lazo amarillo esconde mucho más. Y es que, tras de sí, hay un mensaje implícito que deberías conocer.

El lazo amarillo forma parte de “The yellow dog Project”, una iniciativa con la que los dueños de los perros que lo llevan pretenden avisar a la ciudadanía de algo bastante simple: no debes acercarte a ese animal. Eso no implica que el perro vaya a atacarte si tratas de interactuar con él, ya que también puede significar que se trate de un animal con algún tipo de problema de conducta (asustadizo, miedoso, ha sido rescatado y aún no se ha adaptado…), ha sido operado recientemente o simplemente es muy mayor para querer jugar contigo; sin embargo, su dueño, por uno u otro motivo ha decidido que lo mejor es mantenerlo al margen de tus mimos.

Continúa leyendo