Pez payaso, el rey del acuario

Si le proporcionas las condiciones adecuadas, se adaptará muy bien, alegrando tu casa con sus originales diseños y vivos colores.

Si le proporcionas las condiciones adecuadas, se adaptará muy bien, alegrando tu casa con sus originales diseños y vivos colores.

 

El pez payaso es el pez más famoso de los peces marinos que pueden vivir en cautividad.

 

Es el pez favorito de los niños y todos lo conocemos desde que se hizo famoso al protagonizar la película “Buscando a Nemo”.

 

Es un pez marino tropical, de agua salada y caliente, ya que su hábitat natural y de donde procede son las aguas del Pacífico.

 

Tiene una piel muy característica, de tonalidades naranjas con unas franjas verticales, generalmente tres, de color blanco bordeadas en negro.

 

Se le llama también pez anémona, porque establece con ellas una asociación que casi se puede considerar una simbiosis, aunque ambos seres pueden vivir separados.

 

Cuando conviven, la anémona proporciona un hogar al pez payaso, y éste, a su vez y debido a su naturaleza territorial, protege a la anémona de posibles depredadores.

 

El pez payaso no crece demasiado; en su medio natural no sobrepasan los 12,5 cm de longitud, mientras que en un acuario raramente crecen más de 8,70 cm.

Ejemplares variados

 

Los peces payaso se caracterizan por su gran variedad, tanto en los colores como en los dibujos de su piel, lo que depende de su lugar de procedencia.

 

Sin embargo, los ejemplares que han nacido en un acuario casi no presentan colorido y las bandas blancas que surcan su cuerpo pueden aparecer incompletas.

 

El pez payaso es una estupenda opción como mascota, ya sea para aficionados o para expertos. A pesar de su delicadeza, la mayoría responde bien si se les cuida adecuadamente. Así, en cautividad algunos han llegado a vivir más de 18 años.

Atenciones básicas

 

- Según cómo sea tu acuario, deberás pensar cuantos peces puedes tener. Para una pareja de peces bastará con unos 150 litros de agua. Para más de cinco ejemplares, deberás poner 450 litros.

 

- El agua deberá estar entre los 24 y 27 grados de temperatura. Si vas a poner alguna anémona en el acuario, tendrás que estar pendiente del pH: mantenlo entre 8 y 8.4 y nunca excedas el nivel de nitratos más allá de los 20ppm (partes por millón). Con respecto a la densidad, estará bien sobre los 1.020 y 1.040.

 

- Cuando la calidad del agua del acuario es óptima, estas mascotas resisten muy bien las enfermedades.

 

- Alimentarlos es fácil. Los peces payaso se alimentan básicamente de artemias (unos pequeños crustáceos) y mísidos (una especie de camarones) tanto vivos como congelados. Pero podrás darle vegetales (espinacas y acelga) y carne (trocitos pequeños de hígado de pollo, calamar y mejillones).

 

- Es bueno poner una anémona en el acuario porque hará que los peces sean menos agresivos. Mételos en un solo grupo dentro del sistema o de lo contrario, los primeros no aceptarán dentro de la colonia a los que añadas al final.

 

- Buscar parejas de peces payaso es complicado. Si escoges dos hembras por error, se pelearán. Para evitarlo, asegúrate de adquirir dos peces de diferentes tamaños. Cuando se elige la pareja correcta, la hembra se mostrará agresiva y el macho sumiso.

 

Puedes ver más en nuestro artículo: "Cuidados para peces y tortugas".

Curiosidades

 

- Pasan toda su vida adulta bajo la protección de una anémona, pero cuando son bebés vagan por el océano abierto. Las larvas pueden nadar hasta 400 km en busca de un nuevo hogar.

 

- Pueden cambiar de sexo si lo necesitan; su sexo se determina según su entorno y madurez.

 

- En acuarios, los peces jóvenes pueden hacer el cambio de joven a macho y de macho a hembra en el período de un mes.

Continúa leyendo