¿Por qué muerde mi perro?

Conoce algunas de las razones por las que nuestro perro puede mostrar agresividad.

Es demasiado arriesgado catalogar a los perros como potencialmente peligrosos según su raza, ya que el hecho de que muerdan no se debe a un problema racial, sino al carácter particular de cada animal, el contexto en que se produce y, sin duda, su tamaño. Un perro pastor es más fácil de controlar que un mastín o un rottweiler; por ello, una correcta educación y escoger una buena línea de sangre son la base fundamental para tener un perro pacífico. No obstante, no está de más recordar que las causas por las que un perro puede atacar a un ser humano son éstas:

Adiestramiento inadecuado

Ejemplares de razas como pit bull, rottweiler o doberman son adiestrados con claras intenciones de peligrosidad social.

Instinto exacerbado de caza o presa

Este factor tiene un componente hereditario y provoca que el animal se vea impulsado a perseguir todo lo que se mueve, como bicicletas, personas haciendo footing o niños corriendo.

Timidez agresiva

Hay algunos perros con aptitudes genéticas menos adecuadas para la vida social. Estos animales muerden a las personas por miedo o cuando un extraño se acerca a ellos, así que, por principio, nunca se debe tocar a un perro desconocido.

Exceso de dominancia jerárquica

Son perros mal educados o con alto grado de testosterona, que hace que se muestren rebeldes y puedan ser agresivos.

Neurosis

El aislamiento en perreras o jaulas, el vivir atados a una cadena y el maltrato son condiciones que, especialmente en los nueve primeros meses del cachorro, pueden resultar traumáticas y producir futuros problemas de conducta.

Interrumpir bruscamente el sueño

Interrumpir bruscamente el sueño de un can, tocar a los cachorros en presencia de su madre o fijar la mirada son también algunos de los motivos que pueden provocar miedo a nuestro perro y llevarle a atacar y morder a otra persona.

Dueño responsable

Si tienes a tu perro para guardar y defender tu casa, debes tomar ciertas precauciones frente a los desconocidos que puedan acercarse o penetrar en su territorio. Lo lógico y normal es que un perro con fuerte instinto de guarda muestre su agresividad a un extraño; el hecho de que sea un amigo nuestro no justifica que también lo sea del perro o que éste lo perciba como tal. Asegúrate de que tu finca esté bien cerrada y coloca placas que adviertan de la existencia de un perro guardián en un lugar visible.

También te puede interesar:

Continúa leyendo