Qué siente tu perro cuando le acaricias

Por lo general, a los perros les encanta que se les achuche y les acaricie, así que no está de más saber lo que estas muestras de afecto significan para él.

Por lo general, a los perros les encanta que se les achuche y les acaricie, así que no está de más saber lo que estas muestras de afecto significan para él.

 

En el mundo canino las caricias no son solo muestras de cariño. Según la zona del cuerpo de que se trate, para el perro indican la posición jerárquica y el humor de quien las prodiga.

 

Caricias en la cabeza

No conviene acariciar el cráneo de un perro desconocido porque con este gesto se imita el comportamiento de los perros dominantes, que colocan una pata de manera autoritaria sobre la cabeza de los compañeros para que sepan quién manda. Esos gestos pueden ser interpretados como una amenaza y se corre el riesgo de recibir, cuando menos, gruñidos. La misma caricia realizada por el dueño será interpretada como un cumplido: ‘El jefe está satisfecho’.   

 

En el lomo

Cuando dos perros juegan juntos, cada uno intenta colocar sus patas delanteras sobre el lomo del otro para dominarlo, pero sin agresividad. Nuestras caricias en esta zona evocan en el animal ese impulso amistoso y ligeramente autoritario. Son las caricias del entendimiento: ‘Somos buenos colegas’.

 

 Frotarle el costado

Al encontrarse dos perros pacíficos suelen olisquearse y frotarse costado contra costado, para conocerse. Pasar la mano sobre el flanco de tu amigo equivale a esa toma de contacto cordial entre dos futuros buenos compañeros. Se puede comparar con nuestro apretón de manos: ‘¿Qué tal?’, ‘Yo bien, gracias’.

 

Alrededor del cuello

Son las caricias de la ternura y la comunicación. El animal las relaciona con los lametones cariñosos y protectores que la madre da a sus cachorros y el perro, encantado, extiende el cuello para prolongarlas: 'Me siento querido’.

Continúa leyendo