Rosales en miniatura

El rosal en miniatura o rosal enano, conocido también como rosa pitiminí, es tan bonito y agradecido como el tradicional, pero necesita mucho menos espacio para crecer.

El rosal en miniatura o rosal enano, conocido también como rosa pitiminí, es tan bonito y agradecido como el tradicional, pero necesita mucho menos espacio para crecer.

 

Ya no es necesario tener un jardín para disfrutar de una variada selección de rosas. Con los rosales en miniatura puedes lucir en la terraza una auténtica colección, pues hay flores de todos los colores, incluso jaspeadas.

 

También puedes escogerlas con pocos pétalos, parecidas a los ‘Rosales floribunda’, o con capullos apretados y muchos pétalos, como los rosales híbridos de té.

Cuidados básicos

- Sus necesidades son semejantes a las de los rosales tradicionales, pero al contrario que éstos, pueden cultivarse tanto dentro como fuera de casa.

 

- Necesitarán disponer de bastante luz, pero si has decidido cultivarlos en interior, hay que evitar que durante el verano tomen el sol tras los cristales, porque corren el riesgo de quemarse.

 

- Si no puedes sacarlos fuera, al menos proporciónales un sitio bien ventilado.

 

- Se deben podar igual que si fuesen rosales grandes, cortando los tallos de forma que queden tres o cuatro yemas en cada uno de ellos.

 

- Aunque admiten podas muy rigurosas, se deben hacer antes de que las yemas se hayan abierto.

 

- Es conveniente transplantarlos en primavera a un tiesto algo mayor, y con un sustrato abonado.

 

Consejos

- Cuidado con los pulgones, sobre todo en primavera y verano; cuando los saques al exterior usa clavos insecticidas en la tierra.

 

- También el mildiú, que se manifiesta con manchas blancas sobre hojas y capullos, puede arruinar estas plantas.

 

- Para prevenir las enfermedades evita los ambientes cerrados y secos.

Continúa leyendo