¿Solo un rasguño? Las graves consecuencias del arañazo de un gato

Si no tienes cuidado tu gato podría convertirse en tu peor enemigo.

Si tienes gatos en casa seguramente te hayas llevado más de una vez algún zarpazo (voluntario o no) de tu minino. También es probable (y me incluyo) que no le hayas dado la menor importancia a tu rasguño y que como mucho, hayas solucionado el problema con un poco de agua oxigenada y una tirita.

Sin embargo, las consecuencias de un arañazo de un gato pueden resultar fatales para nuestro cuerpo. Un reciente estudio del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades estadounidense, ha revelado que más de 20.000 personas al año contraen la “enfermedad por arañazo de gato” de las cuales unas 800 necesitan hospitalización.

Esta enfermedad, se produce a raíz de una infección bacteriológica de los tejidos que puede provocar la inflamación de los ganglios linfáticos. Fiebre, hinchazón o dolores de cabeza son algunos de los síntomas más comunes, sin embargo, en casos extremos puede provocar una hinchazón cerebrovascular, infecciones en el corazón hígado, bazo, huesos, articulaciones o pulmones, aunque es algo muy poco frecuente.

Sobra decir que para contraer esta enfermedad es necesario que nos haya mordido u arañado un gato, sin embargo, para que esto ocurra, el gato tendría que haber sido ‘infectado’ previamente por la bacteria Bartonella henselae. Esta bacteria, se la transmiten las pulgas, por lo que si tu gato es casero, no sale de casa y no está en contacto con otros animales que puedan ser un riesgo para ellos no tendrías por qué preocuparte.

En cualquier caso, más vale prevenir que curar, por lo que te recomendamos que siempre que juegues o estés en contacto con gatos te laves bien con agua y jabón y, en caso de mordida u arañazo, trates de desinfectar la herida lo antes posible. Además, utilizar un control de pulgas de vez en cuando para disminuir el riesgo de que tu gato desarrolle la enfermedad y pueda contagiártela es una buena idea.

Continúa leyendo