Vídeo de la semana

¿Tienen las mascotas demasiados derechos?

Transportes públicos, playas, restaurantes, tiendas.... Cada vez hay más lugares a los que pueden acceder perros y gatos junto a sus dueños...

Transportes públicos, playas, restaurantes, tiendas.... Cada vez hay más lugares a los que pueden acceder perros y gatos junto a sus dueños. ¿Nos estamos pasando o es el trato lógico que debemos tener con ‘los mejores amigos del hombre’? Hablamos con los expertos.

 

Perros en el metro

Desde principios de julio, los perros pueden viajar en el metro de Madrid siempre que accedan al último vagón de cada tren y lleven correa corta y bozal. En principio pueden montar en cualquier momento salvo en las horas punta de mañana y tarde. Esta modificación en el Reglamento de Viajeros del suburbano madrileño se ha conseguido después de años de reivindicación de los usuarios de metro dueños de mascotas.   

 

“Todavía nos queda mucho por conseguir”

Asociaciones como El Refugio han contribuido a que hoy en día las mascotas tengan más derechos. “Durante los últimos años, hemos conseguido modificar el código penal para que sea más fácil castigar a las personas que maltratan a los animales con penas de cárcel de hasta 18 meses –dice su presidente, Nacho Paunero–. Además, se ha logrado que los perros puedan entrar en el metro de Madrid como ya ocurría en todas las capitales europeas y en Barcelona. Otro hito importante es que las perreras en la comunidad de Madrid ya no podrán sacrificar a perros y gatos que recojan en las calles. Tendrán que cuidarles y facilitar su adopción. Pero todavía nos queda mucho por hacer, ya que España sigue a la cola de Europa en abandono de perros y gatos, y eso lo tenemos que frenar entre todos”. De hecho, somos el país europeo que más las abandona: 140.000 en 2015.  

 

“Hay que respetar los derechos de ambos usuarios”

¿Prevalece el derecho de las mascotas y por extensión el de sus dueños o el de los consumidores (por ejemplo, de los transportes públicos o los restaurantes) que a veces se ven molestados por estos animales? Según Soledad Morales, presidenta de CEACCU, ”se trata de un tema clásico de conciliación de intereses. Los usuarios con mascota, hasta ahora, tenían restringido el acceso a muchos servicios cuyo uso sí puede ser posible siempre que no afecte a la prestación del mismo y a su seguridad o calidad. Las facilidades que progresivamente se van incorporando para las mascotas vienen acompañadas de unas medidas reguladoras (condiciones de uso, limitaciones horarias, zonas específicas –metro o áreas de la playa–) para hacer posible esta convivencia de forma pacifica, respetando los derechos de ambos tipos de usuarios”.

Una concejalía para ellos en Valencia

Esta ciudad es pionera en crear una Concejalía de Bienestar Animal, para velar por sus derechos. Una de sus primeras iniciativas ha sido declarar el municipio “libre de espectáculos con animales (circos)”, aunque también se han tomado medidas específicas para mascotas al crear zonas en las playas para perros o permitir que las mascotas de pequeño tamaño puedan viajar en el transporte público. Muy pronto la norma regulará el número de animales de compañía que se pueden tener en un domicilio, que se limitará a cinco, y la obligación de tener un lugar donde cobijarlos si duermen en un balcón.  

 

En Francia ya son ‘seres vivos’

Mientras en España aumentan los derechos animales, por increíble que parezca, hasta hace un año los animales de compañía (perros, gatos y caballos) en Francia eran jurídicamente ‘bienes muebles’, es decir, objetos como un sofá o un armario, debido a una ley de 1804. Esta norma de la época napoleónica fue revocada por la Asamblea Nacional francesa gracias a una petición de la protectora de animales 30 Millions d’Amis, que recibió cientos de miles de apoyos en las redes sociales. Así que ahora ya se puede decir que las mascotas francesas son “seres vivos dotados de sensibilidad”. Según Reha Hutin, creadora de la petición “era ridículo ver a los animales domésticos como muebles que pueden caminar por sí mismos”.

Continúa leyendo