Vídeo de la semana

Utensilios de cocina que deberías tener (y que te harán la vida más fácil)

¿Estas segura de que tienes todas las herramientas necesarias en tu cocina? Aquí van algunas muy prácticas que no deberían faltarte nunca.

utensilios de cocina
Pexels

¿Te apasiona la cocina? Si pasas mucho tiempo en ella y te encanta probar y elaborar nuevas recetas, es fundamental que cuentes con un equipamiento adecuado que te facilite las cosas. Existen muchas herramientas específicas para preparar postres o platos concretos, pero también utensilios básicos que nunca sabes cuando te pueden venir bien… Aquí va una lista de cacharros de cocina que deberías tener (sí o sí) para convertirte en una auténtica chef. ¡Toma nota!

Un cuchillo grande: Olvídate de tener decenas de cuchillos diferentes: si tienes uno grande bien afilado, podrás simplificar tus rutinas en la cocina. Sí te recomendamos hacerte con un cuchillo especial para pan. Con un borde limpio, estos se deslizan mejor sobre panes, chocolates, galletas y bizcochos, por lo que te será útil si te gusta la repostería.

Tazones para mezclar: Hazte con boles o tazones del mismo estilo: tendrán la misma forma y así te será más fácil apilarlos o guardarlos.

Una báscula y un termómetro: Son herramientas fundamentales si preparas muchos postres. La primera te permitirá conocer el peso y controlar las cantidades de alimentos sólidos como la mantequilla, las galletas o el chocolate de una forma mucho más rápida, mientras que el termómetro te permitirá saber cuando un pastel o bizcocho ha alcanzado su punto óptimo en el horno.

Tarros de cristal: Son la mejor opción para almacenar conservas y mermeladas caseras, siempre que tengan una tapa hermética. También es una forma mucho más sostenible y práctica de guardar alimentos que ya hayas abierto o que hayas comprado a granel como arroz, legumbres, cereales, harina…

tarros
Pexels

Moldes y bandejas: Intenta tener, al menos, dos: uno redondo, para preparar tartas, quichés y bizcochos, y uno cuadrado, para preparar lasañas y otras elaboraciones saladas. Tampoco te vendrá mal uno rectangular -para preparar panes o puddines- y uno con agujeritos, para preparar magdalenas o muffins.

Horno holandés: Si lo pruebas, te encantará. Se trata de una olla cilíndrica de hierro o de cerámica, con una tapa hermética, que proporciona y reparte el calor de forma constante y uniforme a los alimentos cocinados en ella. Es una herramienta perfecta para preparar guisos y recetas que requieran una cocción lenta, así como para mantener los platos calientes.

Cajón de sastre: dedica una parte de un cajón -o un bote- para guardar todos los artilugios básicos que necesitas en la cocina: cortador de pasteles, pinzas, espátulas o lenguas, rallador, abrelatas, tijeras, colador...

También te puede interesar:

Continúa leyendo