Color blanco. El rey de la decoración