10 trucos de limpieza que probablemente no conozcas

Claves para tener nuestro piso siempre a punto.

Lamentablemente, las tareas de limpieza forman parte de nuestras vidas. Y es que muchas de nosotras dedicamos los preciados fines de semana a dar una vuelta a todo el piso, lo que nos deja poco tiempo para el descanso. Si tenemos en cuenta los trucos que señalamos a continuación, podremos disfrutar más de nuestro tiempo libre y, por supuesto, tendremos nuestro hogar siempre a punto para las visitas inesperadas.

Uno de los puntos a tener en cuenta son las temibles manchas. Pueden estar en cualquier sitio, sobre todo si tenemos niños en casa. La alfombra es uno de los principales puntos donde se concentra la suciedad. Si ésta se ha convertido en una mancha, deberemos cubrirla con un poco de vinagre y bicarbonato. Si frotamos un poco y dejamos que se seque, desaparecerá y nuestra alfombra quedará impoluta.

Por otro lado, si esa mancha está provocada por un bolígrafo, solo deberemos limpiarla con una bayeta mojada de leche, y si, por el contrario, ha sido un rotulador el que la ha hecho, con usar pasta de dientes tendremos el problema resuelto.

La cocina suele darnos más de un disgusto. Si nos centramos en la tostadora, es molesto que se queden migajas de pan en el fondo del aparato. Para eliminarlos, únicamente tendremos que usar un cepillo de dientes seco, con el que barreremos el interior de la máquina y después sacudiremos para eliminar esos molestos restos.

El horno es otro de los principales puntos de conflicto. Las comidas cocinadas al horno nos encantan, pero lo que no nos gusta tanto es limpiarlo. Para que quede impoluto, deberemos mezclar bicarbonato y agua y frotar con la pasta. Después de 1 hora, retiraremos los restos. Para terminar, deberemos meter en el horno una jarra de agua y vinagre y encenderlo durante 20 minutos. ¡Quedará brillante!

Por último, la tabla de cortar de madera deberá limpiarse con sal y un limón para suprimir las manchas. Si es de plástico, en vez del limón usaremos una naranja.

Pasemos al baño. Si nuestra alcachofa se ha llenado de cal, lo mejor para eliminarla es sumergirla en una bolsa con vinagre durante una hora. El resultado será más que sorprendente. Además, si no queremos que nuestros grifos se oxiden también, lo mejor es frotarlos con media naranja, lo que facilitará que el agua se resbale y no se llenen de cal.

Además, hay que tener en cuenta que, si dejamos nuestro cepillo de dientes en el vaso después de usarlo, amontonará suciedad. Por ello, lo mejor es sumergirlo en un recipiente que contenga agua y vinagre, que hará que se mantenga limpio.

Además, nos preocupa llevar nuestras zapatillas sucias. Si no tenemos tiempo para meterlas en la lavadora, lo mejor es cubrir la zona blanca del calzado con pasta de dientes, lo que hará que parezcan nuevas.

Por último, señalamos un truco clave para los que tenemos mascotas. Y es que nuestro animal de compañía va dejando pelos allá por donde va. Lo mejor para deshacernos de ellos es cogerlos con un guante de goma, lo que hará que la superficie quede impecable.

Si llevamos a la práctica estos sencillos trucos, tendremos nuestro hogar siempre a punto.

Continúa leyendo