10 trucos para acabar con las manchas de aceite

¿No sabes que hacer con las manchas de aceite? Te damos unos trucos sencillos para acabar con ellas.

1. Del algodón y del lino

Si se descubre la mancha a tiempo y ésta es muy reciente, bastará con espolvorear bien con polvos de talco y dejar secar durante una hora como mínimo. Después, se cepilla para eliminar los restos blancos del polvo de talco y se lava inmediatamente. Si pasa tiempo y la mancha ya está seca, lo mejor es ablandarla frotando con un trapo y un poco de gasolina purificada, esa que se utiliza para rellenar los mecheros. A continuación se lava bien la prenda en agua con jabón líquido.

2. Del corcho

- Barnizado. Lo más sencillo es aplicar con un trapo una solución suave de agua caliente con lavavajillas antigrasa y amoníaco para uso doméstico. Si la mancha se resiste, hay que recurrir a una mezcla de agua caliente con bórax y aplicarla con una esponja.

- Natural. Lo normal es que desaparezca la mancha al frotar con esencia de trementina. Después, y para protegerlo de futuras manchas, se aplica aceite de linaza con un pincel.

3. De las botellas y recipientes de cristal

Lo mejor es echar un poco de arroz o de arena en el fondo, añadir un poco de agua jabonosa muy caliente y sacudirla enérgicamente. Si no se eliminan se puede probar poniendo un poco de sosa (con cuidado y utilizando guantes porque es muy abrasiva) o mejor con jabón del lavaplatos que también contiene sosa.

4. De los suelos de gres

No hay que pasar la fregona directamente; lo mejor es tapar la mancha con una buena capa de detergente de lavaplatos, líquido o en polvo, dejarlo actuar 5 minutos y retirarlo con una bayeta. Para eliminar la grasa del todo se frota con medio limón y se pasa un trapo húmedo.

5. De los tejidos de lana

Las manchas de aceite sobre tejidos de lana o de piel de camello se eliminan tamponando con benzol. Como son tejidos delicados y no se puede restregar el producto, lo mejor es hacer una ‘muñequilla’ (se envuelve un trozo de trapo de algodón del tamaño de una mandarina en otra tela de algodón y se retuerce hasta apretar el relleno), la empapamos en benzol y se aplica sobre la mancha a golpes leves de muñeca, presionando ligeramente en cada uno. Después se recubre el lugar de la mancha con polvos de talco, para que absorba los restos de suciedad, y se deja así durante una o dos horas antes de cepillarlo enérgicamente.

6. De los suelos de parqué

La única solución para los suelos de parqué es poner un papel de seda sobre la mancha y pasar por encima la plancha a temperatura media (sin vapor, claro). Se repite la operación cuantas veces sea necesario, cambiando el trozo de papel cada vez.

7. De las paredes pintadas

- Lavables. Siempre que la mancha de aceite caiga en una superficie pintada, ya sea la pared, las puertas, las ventanas, etc., basta con limpiarla con agua caliente jabonosa a la que habrá que añadir una cucharada de amoníaco por litro. Pero no debe dejarse secar esta agua jabonosa en la superficie. Una vez eliminada la mancha, conviene pasar lo antes posible un trapo empapado en agua limpia sin jabón.

- No lavables. Lo mejor es colocar encima de la mancha un papel secante o cebolla y pasar por encima la plancha. Nunca debemos usar polvos de talco, sobre todo si la pared es de color, porque resulta muy difícil eliminar del todo los polvos sin mojarlos.

8. Del cuero

La forma más delicada de limpiar las manchas de aceite sobre el cuero es utilizar éter aplicado con un algodón a pequeños golpes. Como es probable que pierda un poco de color, conviene aplicar al final una capa de cera incolora o de crema hidratante para enriquecer la piel y devolverle el brillo. Otra idea para que la piel reseca resplandezca es poner unas gotas de aceite de ricino en un trapo y frotar enérgicamente.

9. De las prendas de seda

Antes de limpiar una prenda de seda, lo primero que hay que hacer es comprobar en la etiqueta que puede lavarse en casa y no requiere limpieza en seco. Si se puede lavar, bastará con ponerla a remojo en un recipiente con agua tibia, jabón líquido especial para prendas delicadas y un chorrito de amoníaco (una cucharada por litro más o menos).

10. De los tejidos de terciopelo

Este remedio es válido para todos los tejidos delicados que tengan pelo corto (como los de ante, piel de melocotón, etc.). Consiste en poner la prenda en una superficie horizontal, cubrir la mancha con sal, dejarla secar varias horas y cepillar luego con mucho cuidado, primero en la dirección contraria al pelo y luego en sentido inverso.

Continúa leyendo