8 trucos infalibles para cocinar

¿Eres de las que no quieren complicaciones en la cocina? Atenta, te damos 8 trucos para enriquecer tus platos con un solo gesto. Sencillo, barato y para... ¡chuparse los dedos!

¿Eres de las que no quieren complicaciones en la cocina? Atenta, te damos 8 trucos para enriquecer tus platos con un solo gesto. Sencillo, barato y para... ¡chuparse los dedos!

 

1- ¿Está lista la papillote?

Si quieres saber si una papillote de pescado o de verduras está ya lista sin tener que abrir el paquete, bastará con prestar un poco de atención al papel de aluminio o al especial para horno que hayas utilizado.

 

Cuando veas que se ha hinchado, ya puedes retirarlo del horno, esperar un poquito para abrirlo sin quemarte y disfrutar de un alimento que está en su punto.

 

2- Un consomé con las sobras del pan

Aprovecha las sobras para hacer un rico consomé. El pan duro que te sobre y el que quede en la mesa–y esté limpio– puedes utilizarlo perfectamente si colocas en una olla con agua un chorrito de aceite, un diente de ajo, un tomate bien madurito, una ramita de apio y una pizca de pimienta.

 

Déjalo hervir todo durante un cuarto de hora y luego retira el apio para que no salgan los hilos; a continuación, pásalo por la batidora. Te quedará un riquísimo consomé rosado y muy económico.

 

3- De sobre, pero más rica

Lograrás que las sopas de sobre te queden más sabrosas y nutritivas si les añades verdura fresca bien picada cuando hierva el agua, unos diez minutos antes de echar el contenido del sobre.

5- Albóndigas blanditas y más ricas

Pon a remojar en leche miga de pan de días anteriores unos 10 minutos y añádelo después a la carne picada. ¿Las quieres más esponjosas? Sustituye entonces el huevo por aceite de oliva y pan rallado.

 

6- Cochinillo asado

Mientras esté asándose en el horno,  riega la carne de vez en cuando con cerveza. Conseguirás que se forme encima una costra dura, crujiente y  muy bonita de color y con un delicioso sabor.

 

7- Cordero asado

Nada más fácil que asar cordero: hierve un litro de agua con una cabeza de ajos sin pelar y un poco de sal y déjalo macerar 12 horas. Luego, poco a poco, ve echándolo sobre el cordero mientras se asa.

 

8- Si la comida se quema: ajos

No te sofoques si la comida se ha quemado un poco. Machaca unos dientes de ajo, incorpóralos a la cazuela o sartén, revuélvelo y traslada el guiso a un recipiente limpio. Verás cómo mejora.

Mar

Mar Pastor

Continúa leyendo