8 trucos para congelar alimentos

Si congelas alimentos a menudo, estos sencillos trucos te ayudarán.

Si congelas alimentos a menudo, estos sencillos trucos te ayudarán.

 

Piña, guárdarla en rodajas

El truco para congelar la piña, consiste en pelarla y cortarla en rodajas. Después, separa en raciones, guarda cada ración en una bolsa de plástico en el congelador.

 

Cuando vayas a consumirla, sólo tienes que sacar las bolsas unas 10 horas antes. Es mejor descongelar en la parte inferior del frigorífico. De esta forma, la piña conservará todas sus propiedades.

 

Filetes con aceite

Antes de congelarlos, úntalos con un poco de aceite por ambos lados. Así no se pegarán entre ellos y podrás descongelar sólo los que necesites.

 

Los mariscos, antes cocerlos

 

Lo ideal es consumirlos frescos, pero si los tienes que congelar, es imprescindible cocerlos previamente. Así, el día que vayas a tomarlos, sólo tienes que sacarlos del congelador y esperar a que se descongelen. Conservarán todo su sabor.


Y recuerda que si quieres congelar crudos los langostinos y las gambas, es necesario que les quites antes las cabezas.

Congelar pescados

Los de textura fina son los que mejor soportan la congelación, como el lenguado, el gallo o el fletán. Una vez congelados, se conservan en perfecto estado unos seis meses.


Los pescados como el salmón, el bacalao y la merluza, cuya carne se separa en láminas, no son los más adecuados para la congelación, porque su carne se ablanda y pierde jugos cuando se descongela. Tampoco el pescado azul, como las sardinas, es adecuado para congelar, pues la oxidación de su grasa limita su tiempo de conservación a tres meses.

 

Quitar las vísceras al besugo

 

Para congelar besugo, quita bien las vísceras, pero deja la cabeza. Sécalo bien y envuélvelo en plástico transparente y en dos capas de papel de aluminio antes de meterlo en el congelador.

 

Cuando quieras descongelarlo, sólo lo tienes que sumergir, aún envuelto, en un cazo con agua fría. Rocíalo con limón y deja que repose hasta que se descongele del todo.

Verdura fresca

Si quieres congelar verdura fresca, después de lavarla y trocearla, ponla en agua hirviendo durante cinco minutos. Luego, déjala enfriar y distribúyela bolsas específicas para congelado según las cantidades que vayas a ir utilizando. Cuando la comas, estará realmente fresca.

 

Espárragos con agua

Para congelar espárragos frescos, lávalos bien, pélalos y córtales la parte leñosa. Luego, mételos en un recipiente cilíndrico, como un bote de cristal, y llénalo de agua hasta que los espárragos queden cubiertos. Tápalo y ponlo a congelar. No olvides que tienes que dejar una cámara de aire suficiente para que el agua aumente libremente de volumen al congelarse. Cuando los quieras consumir, no tienes más que introducir el bloque de hielo que los contiene en agua hirviendo con un poco de sal. Después, cuécelos como si fueran frescos.

 

Truco estrella

Una buena congelación se realiza por debajo de los -18ºC. Cada estrella del congelador indica -6ºC. Por lo tanto para que un alimento se congele en condiciones, (-18ºC), se necesita que el congelador tenga, al menos, tres estrellas.

CONTINÚA LEYENDO